Una vez más, las encuestas son fundamentales en el armado político de las listas electorales. En General Pueyrredon la indecisión domina los pasillos de la Municipalidad y más de un actor está esperando una decisión que “viene de arriba”.

Una de las pocas políticas que no está en esa situación es la secretaria de Desarrollo Social, Vilma Baragiola. Si bien a la funcionaria del gabinete de Arroyo le hubiese gustado competir por un lugar en la legislatura bonaerense, Baragiola irá, una vez más, por una banca en el Concejo Deliberante.

La dirigente radical es la mejor posicionada en las encuestas y es la protagonista de la interna de Cambiemos. Baragiola no está dentro del acuerdo realizado por distintos referentes de la UCR como Mario Rodríguez, Maxi Abad y Daniel Katz, pero aún no descarta que puedan aliarse.

La funcionaria no está convencida de participar de ese espacio por las fuertes diferencias que mantiene con el diputado provincial Maximiliano Abad. De todas formas, Baragiola no quiere quedar marcada como la candidata del intendente en caso de ir por fuera de la UCR.

Si bien es la mejor posicionada y la de mayor conocimiento en el electorado local, María Eugenia Vidal no está convencida de que Baragiola sea su candidata. “La gobernadora perdió confianza en el último temporal, en el que Vilma se fue de vacaciones a Brasil”, aseguraron integrantes del PRO local.

De todas formas, Vidal sabe que no puede perder la elección en el distrito más importante donde gobierna Cambiemos. Ni el PRO local ni el “arroyismo” tienen ningún actor fuerte que pueda relegar a la secretaria de Desarrollo Social y eso la gobernadora lo sabe.

Dentro de la interna de Cambiemos surge un hombre clave en el armado electoral que puede determinar Vidal en Mar del Plata: el ministro de Gobierno provincial Joaquín de la Torre.

De la Torre perteneció al Frente para la Victoria, fue hombre de confianza de Sergio Massa en el Frente Renovador y ahora actúa para Cambiemos. El ex intendente de San Miguel sabe que para continuar con su armado territorial tiene que colocar a su hombre de confianza, Lucas Fiorini, dentro del Concejo Deliberante.

Desde el equipo de De la Torre y del concejal Fiorini no descartan la posibilidad de armar una lista propia para competir dentro de Cambiemos contra el radicalismo y una potencial lista de Baragiola, pero tampoco ven con malos ojos forzar una lista de unidad donde un integrante del espacio Crear ocupe un puesto de relevancia.

El escenario electoral del oficialismo en la ciudad comenzará a dilucidarse pocos días antes del cierre de listas, pero tanto Vidal y Baragiola saben que dependen una de la otra si quieren que Cambiemos vuelva a ganar en General Pueyrredon.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate