Este miércoles inició el juicio de 20 hombres acusados de los ataques terroristas del 13 de noviembre de 2015.

Esa noche nueve hombres armados y atacantes suicidas arremetieron contra el estadio nacional de Francia, la sala de conciertos del teatro Bataclan y los restaurantes y cafés de París, dejando un total de 130 personas muertas y cientos más heridas.

Salah Abdeslam es el principal acusado y es el único sobreviviente de la rama extremista del llamado Estado Islámico que llevó a cabo los ataques.

Fue el atentado yihadista con más víctimas fatales en toda la historia de Francia.

Qué pasó el 13 de noviembre de 2015

A las 21:20, Un terrorista suicida activó su cinturón explosivo cerca del Estadio de Francia, donde se jugaba un partido amistoso entre Francia y Alemania, al que asistía el entonces presidente François Hollande.

El ex presidente anunció en su cuenta de Twitter que será testigo en el juicio que inicia este miércoles 8 de septiembre. "Acepté declarar cuando tuve la certeza de que era voluntad de las víctimas. Lo que me importa es estar al lado de todas las personas que han sufrido y que piden justicia", escribió.4

Embed

En simultáneo, dos comandos de tres hombres ametrallaron las terrazas de varios cafés de los distritos 10 y 11 en una zona muy concurrida de París. Los terroristas disparaban al grito de "Allahu Akbar" ("Alá es grande") y "es por Siria". En total, fueron más de 400 disparos de rifles kalashnikov.

Sin embargo, el más mortífero de los ataques ocurrió en la sala de espectáculos del teatro Bataclan, durante un concierto de la banda Eagles of Death Metal. Dos individuos estaban disparando contra la multitud, con el objetivo de matar al mayor número de personas posible.

En total fueron ocho atentados en una sola noche que dejaron 130 muertos y cientos de heridos.

Un juicio histórico

El juicio ha recibido la caracterización de "histórico" por la enorme logística que supone. Se construyó especialmente un tribunal especial de primera instancia en el antiguo Palacio de Justicia parisino para acoger a los 20 acusados, las cerca de 1.800 personas que se han constituido como parte civil, los más de 300 abogados y centenares de periodistas acreditados.

El operativo de seguridad también tendrá características únicas y se establecerá un amplio perímetro para proteger el lugar del juicio.

Aunque no habrá imágenes públicas, sí habrá registro audiovisual para que formen parte de los archivos, como solicitó la fiscalía nacional antiterrorista.

La investigación del caso también representa una cualidad especial en este juicio. En ella se pudo reconstruir gran parte de la logística de los atentados.

Los veinte acusados son franceses, belgas, argelinos, suecos o paquistaníes y se enfrentan al juicio por distintos grados de participación en los ataques, aunque doce de ellos se enfrentan a una condena de cadena perpetua.

El juicio podría permitir comprender mejor el origen de estos atentados y descubrir cómo se involucraron delincuentes de Francia y Bélgica en una radicalización asesina orquestada por el Estado Islámico.

Se espera que se llegue a un veredicto para finales de mayo de 2022.

Comentá y expresate