Un informe presentado por empresarios que operan el transporte marítimo en el puerto de Mar del Plata señala que esta terminal se convirtió en “un cementerio de barcos”, acusa mal desempeño de los actuales administradores y además denuncia dificultades para avanzar con una millonaria inversión que presentaron y nunca les aceptaron.

Mediante una conferencia de prensa que realizaron en un lujoso hotel de Capital Federal, los responsables de Terminal de Contenedores 2 (TC2) presentaron un detalle con imágenes en fotos y videos para exponer sectores de muelles inoperables por cascos hundidos y otros de muy difícil accesibilidad por la cantidad de buques amarrados, la mayoría de ellos sin actividad reciente.

“El actual estado de situación del puerto de Mar del Plata es de abandono y desidia”, acusó Emilio Bustamante, uno de los socios de TC2. Lo justificó con un detalle que refiere a unas 50 embarcaciones, muchas de ellas convertidas en chatarra. Y otras que conviven con buques en servicio. “Moverlos se hace difícil e implica altos costos”, se quejó.

"El actual estado de situación del puerto de Mar del Plata es de abandono y desidia", acusó Emilio Bustamante, uno de los socios de TC2

Alberto Ovejero, otro de los socios, apuntó en particular a esos buques que están en condiciones de navegar pero pasan meses o años dntro del puerto. “Los propietarios los dejan dormidos en Mar del Plata hasta la próxima temporada”, dijo sobre aquellas unidades que tienen actividad solo durante campañas de captura de determinadas especies, entre ellas merluza y calamar.

Los operadores del transporte marítimo de esta terminal reclaman más espacios operativos y para ese objetivo consideran imperioso que se avance con un plan de liberación de muelles. Su reclamo está en marcha, al menos con avances en los preparativos. El Consorcio Portuario Regional Mar del Plata aprobó un plan de desguace de cascos hundidos y/o inactivos que comenzaría a fin de año.

buques saturados.jpg

"Se notificó a los armadores de las embarcaciones que están amarradas, inactivas, y se los intimó a que dispongan de ellas para liberar el espejo de agua portuario. Esta es una situación heredada, de por lo menos 14 años”, dijo el presidente del ente, Martín Merlini, en respuesta a las denuncias de TC2. Y en declaraciones a Clarín aseguró que le extraña que Bustamante diga que no se ha hecho nada cuando se está poniendo en valor un varadero, todo a costo de los dueños de esos barcosr. “Bustamante era parte del directorio del Consorcio cuando se aprobó este plan”, recordó Merlini.

La presentación pública de TC2 incluye también un informe sobre riesgo ambiental del espejo marítimo por posible contaminación del área a raíz de materiales de los cascos que están semi hundidos o a flote, pero con estructuras muy deterioradas por la corrosión y el tiempo que llevan sin actividad ni mantenimiento.

"Bustamante era parte del directorio del Consorcio cuando se aprobó este plan", recordó Merlini.

El plan de desguace al que refiere Merlini incluye en principio 11 embarcaciones pesqueras. El proceso demandó ubicar a sus titulares y hacerlos responsables del costo del proceso para remover esos cascos y reducirlos a chatarra. La obra se ejecutará en el varadero que se construye en la Base Naval Mar del Plata. Se estima que una vez en marcha, el proceso de corte de los cascos llevará casi tres años. En el mismo plan se incluyen dos embarcaciones de la Armada Argentina y la draga Mendoza 259 C, también del Estado nacional y ya fuera de servicio.

Comentá y expresate