River saboreaba el bicampeonato hasta dos minutos del final del tiempo reglamentario, cuando por primera vez apareció Gabigol, el temible delantero de Flamengo que empató el partido y lo ganó dos minutos después, con otro acierto del goleador carioca que le dio la Copa Libertadores al equipo brasileño.

Un final agónico e impensado para esta definición que parecía sellada para el equipo de Gallardo, que lo tuvo todo el partido. Dominó en el primer tiempo y supo aguantar buena cantidad del complemento con la diferencia lograda con gol de Borré, a los 13 minutos del primer tiempo.

Embed

Flamengo recién encontró dominio en los minutos finales y aprovechó el desgaste físico de Ríver, que poco poco resignó terreno y permitió que el rival ganara presencia en el área.

Un mal pase de Pratto derrumbó todo lo que River había construido, con mucho esfuerzo. El contragolpe terminó con una pelota cruzada que llegó a los pies de Gabigol, solo en el área chica.

gabigol.png

Cuando River no lograba reponerse del golpe, otra vez golpeó Flamengo y otra vez Gabigol, en su segunda intervención seria y definitiva para esta final. Y para darle a su club la segunda Copa Libertadores de su historia.

flamengo.png

River había llegado a esta final como actual campeón, luego de ganarle el título a Boca Juniors en un último partido que se disputó en Madrid, en diciembre pasado. Además del bicampeonato buscaba el pasaporte directo que este campeonato otorga para participar de la próxima edición de Copa Libertadores.

Comentá y expresate