La tensión militar crece en la zona este de Ucrania, donde las tropas locales se preparan ante un posible ataque ruso, sobre el que se especula hace meses. La cuestión en Ucrania no es solo con Rusia sino también con las facciones separatistas de la península de Crimea, que Rusia anexó en 2014.

Rusia ha acumulado unos 100.000 soldados, según advierten desde Washington y la OTAN y, a pesar de los intentos diplomáticos para resolver la cuestión, cada día crece un poco más la tensión en las fronteras. A pesar de que autoridades de ambos lados (Rusia y Occidente) aseguran querer evitar llegar a una guerra abierta, aún no hay una solución por vías diplomáticas y analistas internacionales ya especulan sobre las consecuencias que esta situación puede tener en los países de Latinoamérica.

image.png

La presencia de Rusia en Latinoamérica

Para anticipar posibles efectos de la crisis en Ucrania, hay que prestar especial atención a las relaciones de Rusia con Latinoamérica. "Rusia ha estado incrementado su presencia en América Latina, especialmente en los últimos 10 años. Ellos tienen una fuerte presencia en Venezuela, Nicaragua, Cuba y Bolivia", dijo a CNN Joseph Humire, analista en seguridad global y director ejecutivo del Center for a Secure Free Society.

"Rusia siempre puede utilizar esos países para provocar a Estados Unidos. En el caso de Venezuela esto es muy puntual, porque el régimen de Maduro ha realizado varias provocaciones contra Colombia, aliado extra OTAN. Maduro podría usar el pretexto del conflicto fronterizo que Venezuela mantiene con Colombia para pedir ayuda de Rusia. Ya hay mucho equipo ruso en Venezuela, y puede pedir más", agregó.

Además, con las declaraciones del vicecanciller ruso, Sergei Ryabkov de mediados de enero, en las que dijo que no podía "confirmar ni descartar" la posibilidad de desplegar "infraestructura militar" en Cuba y Venezuela, la región latinoamericana ya está involucrada en el conflicto.

Rusia también busca demostrar una proyección global frente a los avances de la OTAN y por eso busca puertos en Latinoamérica para equilibrar las tensiones globales.

El impacto de la crisis en Ucrania en los commodities

Emilce Terré, jefa de Estudios Económicos en la Bolsa de Comercio de Rosario, Argentina, dijo que "el punto crucial para entender el impacto económico es que en los últimos años toda la región del mar Negro ha aumentado su producción de trigo, y también girasol, y se ha convertido en uno de los principales actores".

Rusia es el principal exportador global de trigo del mundo y Ucrania ocupa el quinto puesto, mientras que Argentina está en séptimo lugar, siendo uno de los mayores productores globales. Sin embargo, en casi todo el resto de Latinoamérica, el trigo debe ser importado.

image.png

"La incertidumbre en la región el mar Negro genera temor a que haya interrupciones logísticas y parte de estas exportaciones se vean afectadas. Hoy principalmente la palabra es incertidumbre global", dijo Terré.

"Este temor hace que los precios internacionales suban en Chicago, y en el contexto de que los commodities están creciendo, no sólo el trigo sino también el cobre y el petróleo. Y uno de los impactos es en los niveles de inflación en el mundo", explicó.

La situación, además, está en el contexto de interrupción de las cadenas de suministros por efectos de la pandemia de Covid-19. Terré agregó que todo lo que ocurre en el mercado de granos global es importante en Argentina, aunque dijo que "mejoran las perspectivas para campañas posteriores".

"El 70% de los dólares que ingresan en Argentina pasan por el complejo agroindustrial y el país depende de ese ingreso de dólares, por lo cual la situación en Ucrania interesa al sector y a la macroeconomía", dijo. Aunque recordó que la potencialidad de aumentar exportaciones será solo en el largo plazo, debido a las actuales las regulaciones del mercado de trigo en Argentina.

Es probable que la situación impacte en el precio del petróleo y de commodities, algo que afectaría a Latinoamérica ya que el crecimiento de los países de la región posterior a la pandemia fue gracias a la venta de esos productos.

Aunque, en general, una guerra causa problemas de suministros en términos generales y muchos expertos aseguran que podría haber un fuerte impacto en el petróleo.

Es por eso que el gobierno de Estados Unidos ya está instando a varios países de Europa, del norte de África y Asia a aumentar su producción de gas natural licuado, en caso de que Rusia, el mayor productor global reduzca sus envíos a Europa.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate