El índice de precios al Consumidor, que es el que determina el nivel de inflación, aumentó 3,1% durante mayo, impulsado por las subas en alimentos, combustibles y salud entre otros factores, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Un dato: en un año el precio de la leche aumentó el doble y cayó el consumo.

Según un informe de Clarín, hace un año el sachet más económico de primera marca costaba $ 22,50. Hoy, en cambio, no baja de $ 45: el doble. Si se toma la botella de litro, también de primera marca, el salto anual fue de $ 33 a $ 64: un 94%.

Las consultoras Focus Market y Scanntech relevaron 750 productos y hallaron que la leche fue el segundo que más se encareció en el último año: en promedio, 95,4%. Entre 10 artículos comparados, de sachet y larga vida, el valor pasó de rondar los $ 24,30 por litro en mayo de 2018 a unos $ 50,10 el mes pasado.

Según los últimos datos de la Secretaría de Agroindustria, actualizados a marzo, en el primer trimestre de este año se vendió en el país un 13,2% menos de leche fluida que un año atrás, y un 21,1% menos que en los mismos meses de 2016. Es decir, que 1 de cada 5 litros tomados tres años antes se eliminó.

Si se analizan los consumos de marzo, el registro más reciente, en las leches no refrigeradas (“larga vida”) la caída interanual del consumo alcanzó el 30,1% en litros, frente a una retracción de 3,3% para las de sachet, lo que evidencia en qué medida los compradores se refugiaron en las opciones más económicas. El derrumbe, a su vez, superó el 21% anual en leche en polvo y en yogures, llegó al 18,5% en la manteca y al 11% en los quesos.

“En 2018 el consumo había disminuido algo, pero la caída de este año fue muy fuerte, en cantidades y en calidades. Los lácteos son el producto básico en el que se están observando los mayores recortes. La gente lleva muchos menos postres lácteos, flanes, queso rallado o leche saborizada. Y en la leche, lo que se destacó fue un vuelco a las marcas secundarias, y del cartón al sachet, lo que incluso provocó complicaciones para mantener el abastecimiento de las marcas más económicas en sachet”, explica Jorge Giraudo, el director ejecutivo del OCLA.

Comentá y expresate