El presidente Alberto Fernández propuso un "cambio estructural de las economías" para "globalizar la solidaridad" en el mundo, un acuerdo colectivo hacia el "crecimiento inclusivo de las Naciones" y un compromiso de que la vacuna contra el coronavirus sea "un bien público global, accesible en forma equitativa" para todos los países.

"No es tiempo de globalizar la indiferencia sino de globalizar la solidaridad en múltiples dimensiones", frente a la pandemia de coronavirus, reflexionó el Presidente, en un discurso que pronunció ante la 75 Asamblea General de las Naciones Unidas, que se desarrolla en forma virtual.

Fernández llamó al mundo a "aprovechar la oportunidad histórica de unirse como sociedad para hacer frente a una crisis sin precedentes", en un mensaje en el que orientó hacia la necesidad de revertir globalmente la "injusticia social".

Además de destacar las medidas centrales implementadas en la Argentina para mitigar las consecuencias de la pandemia de Covid-19, Fernández marcó la importancia de defender una agenda ambiental y de derechos humanos en el mundo y pidió el "compromiso colectivo para la pronta y efectiva implementación del Acuerdo de París".

En un contexto económico, que definió como "tormentoso endeudamiento global", el Presidente aseguró que "el verdadero progreso se construye con todos adentro" y sugirió "recrear el multilateralismo basado en la solidaridad" y globalizarla.

También, apeló a que los países consideren a la vacuna de coronavirus como "un bien público global, accesible a todas las Naciones".

"Tenemos que ser capaces de soñar y construir una vacuna contra la injusticia social, la depredación ambiental, la discriminación en todas sus formas", expresó.

Con ese objetivo, el jefe de Estado planteó que "el camino de salida de la pandemia requiere promover políticas económicas orientadas al cambio estructural" de las economías, con una "responsabilidad común" en la agenda ambiental y en el "desarrollo integral y sostenible".

Comentá y expresate