Cada detalle que se conoce del caso de Lautaro Teruel es más estremecedor. En el mismo audio en el que el joven reconoce que se "alzaba con pendejitas", también confesó que su primo abusaba de su propia hermana.

“Fue medio un empingue, pero me sacó un peso de encima. Era un bajón, ¿viste? Todo ese día tuvieron cero onda conmigo (los padres). Al otro día me agarró mi viejo, hablamos bien, al principio me bardeó un toque pero después le dije que necesitaba hablar con vos porque sabía que la había moqueado, que era algo con lo que venía luchando hacía mucho tiempo y que hoy en día considero que ya no lucho con eso, porque ahora veo las nenitas y no me pasa nada", comenzó Lautaro de forma aberrante.

"No es que yo sigo ahí, como 'qué onda...' si tuviese dudas de una pendeja le digo a mi viejo ’che, ayudame’ o voy a un loquero o voy en cana, digamos, y no quiero ninguna de las dos. Algo con lo que sí he luchado después de lo tuyo y luché bastante tiempo, dos años tres años ponele, de que veía una pendeja y me quería alzar", continuó.

Al final del audio, la conversación se vuelve aún más escabrosa ya que el joven cuenta que fue su primo quien "le enseñó todas estas pelotudeces".

"Él siempre me decía 'si la ves durmiendo a tu prima...'. Hoy en día lo veo y sigue siendo igual. Lo hablé de mil veces y de mil maneras con él, pero el loco tiene ese chip y si él no decide cambiarlo le va a pasar algo parecido a lo mío o va a venir una mina y va a decir 'che, este es un culiado'. Él sabrá lo que hace, para mí no lo sabe, o sí lo sabe pero no lo mide", afirmó.

“Hubo un amigo que me dijo que me quede tranquilo, que camine tranquilo por la vida. Mi vieja dice que la fe es lo que mueve aunque esté lleno de chorros, violadores, asesinos. Tengo fe y ganas de intentar hacer las cosas bien. Te das cuenta que la moral es más picante, te mantiene. Si la moral no te dice nada, después alguien viene a decirte que estás meando fuera del tarro. Yo consideraba que mi moral me estaba liquidando”, concluyó polémico.

Embed

Comentá y expresate