Nadia Müller es de Río Segundo, Córdoba, y grabó un video para denunciar lo que vivió el martes a la tarde cuando paseaba en bicicleta con su hijo. Fue atacada por dos hombres que la llevaron hasta la costanera de esa localidad e intentaron abusar de ella. Como no pudieron, sacaron al nene de dos años de la sillita y lo tiraron al río. La denuncia, como publica el diario La Voz la realizó ese día en la comisaría. El nene está fuera de peligro. Ella lo sacó del agua.

Embed

“Me aparecieron dos tipos en moto, me amenazaban con que no mirara ni hiciera nada que llamara la atención porque iban a matar a mi hijo”, relata la mujer en el video.

Uno de los atacantes amenazaba con cortarla y luego el otro comenzó ahorcarla. “Me dio muchísimo miedo, no tuve otra alternativa que hacerles caso. Me pidieron que siguiera derecho para el lado de la costanera, cuando llegamos me dijeron que bajáramos por el primer barranco, y ahí fuimos cerca del puente naranja, entre medio de muchos árboles”, relata frente a la cámara.

Según contó, uno de los hombres apoyó la bicicleta en un árbol y se quedó junto al niño, que estaba atado con el cinturón de la sillita.

“El otro intentó sacarme la remera, me rompió uno de los breteles, como no podía porque yo estaba luchando, me tiró al piso y me pedía todo el tiempo que no le mirara la cara. Se sentó arriba de mí, me bloqueó las piernas y sacó una especie de cable y me empezó a ahorcar. Sólo podía mirar a mi hijo que lloraba… con el arma intentaron romperme el pantalón, pero no pudo terminar de sacármelo, no pudo cumplir con su objetivo de violarme. Como yo me seguía resistiendo, agarró mi rodete, me levantó y me dio un golpe muy fuerte contra un tronco, casi perdí el conocimiento”, siguió Nadia.

La mujer reafirma que tomaron represalias contra su hijo. “’Ya que no te pudimos hacer daño a vos, mirá lo que le hacemos a tu hijo’, dijo el que estaba junto a mi hijo, le sacó el cinturón y lo tiró al río. En ese momento, saqué fuerzas de donde no tenía y me tiré al agua a rescatar a mi hijo que se estaba ahogando.”

Nadia hizo que su hijo vomitara el agua que había tragado y cuando miró hacia la costa, los hombres ya no estaban.

“Cuando me largué al río para rescatar a mi hijo, el agua me daba a la altura de los pechos y mi hijo mide un metro”, relató la mujer a El Doce. “Después de sacarlo del agua y que mi hijo estuviera a salvo, observo hacia donde estos tipos estaban y ya se habían ido”, agregó.

“No les alcancé a ver la cara a los agresores. Sí vi cómo estaban vestidos. Tenían short oscuros y camisetas de fútbol. El que intentó abusar de mí tenía una camiseta verde flúor y el otro color naranja. El que estaba con mi hijo tenía labios carnosos y le faltaba un diente de arriba”, describió la joven.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate