Emiliano Saladesapareció el lunes 21 de enero y desde entonces su familia no para de buscarlo. Luego de que la Policía de Guernsey resolviera terminar con los rastrillajes en el Canal de la Mancha, sus amigos comenzaron a juntar fondos para iniciar una búsqueda privada, mientras que el Gobierno argentino inició el pedido a su par británico para que extendiera sus trabajos en la zona.

Finalmente, el canciller británico, Jeremy Hunt, accedió a esa solicitud y este miércoles las novedades llegaron desde Francia, donde habrían dado con dos asientos que podrían ser de la avioneta que trasladaba al jugador de Nantes a Cardiff.

La Investigación de Accidentes Aéreos en el Reino Unido (AAIB), el cuerpo independiente encargado de la investigación, comunicó que en la mañana del lunes 28 de enero, una semana después de la desaparición del delantero santafesino, la oficina de investigación de seguridad francesa (BEA, Burdeos de Enquête & d'Analyses) les informó que "parte de un cojín del asiento se había encontrado en una playa cerca de Surtainville, en la península de Cotentin".

"Un segundo cojín fue encontrado en el misma área más tarde ese día. De un examen preliminar, hemos llegado a la conclusión de que es probable que los cojines sean del avión perdido", aseguraron en un comunicado. Para saberlo, deberán chequear los asientos con el número de serie del avión. Si concuerdan, será posible hallar el área de naufragio por la corriente que los arrastró.

En el comunicado, la AAIB remarcó que desde que abrieron su investigación, el pasado 23 de enero, han estudiado "la posibilidad de realizar una búsqueda submarina en el fondo marino de los restos del avión". Y por eso también trabajan sobre esa hipótesis.

El área de esa búsqueda prioritaria es "de aproximadamente cuatro millas náuticas cuadradas". "A través del Equipo del Proyecto de Salvamento y Operaciones Marinas del Ministerio de Defensa (SALMO), hemos encargado a un buque de inspección especializado que realice un estudio submarino del lecho marino para tratar de localizar e identificar posibles restos de aeronaves", resaltaron.

Ese trabajo, indicaron, comenzará a fines de este fin de semana "debido al clima y las condiciones del mar" y demorará hasta tres días. "El equipo de sonar de barrido lateral se utilizará para intentar localizar los restos en el fondo marino. Si se encuentran los restos, se utilizará un vehículo operado a distancia (ROV) para examinar visualmente los restos", especificaron.

"Somos conscientes de que también se está llevando a cabo una búsqueda de gestión privada en el área, y nos mantenemos en contacto con los participantes para maximizar la posibilidad de localizar los restos y garantizar una operación de búsqueda segura. Nuestro cometido es emprender investigaciones de seguridad para establecer la causa de los accidentes. No distribuimos la culpa o la responsabilidad", concluyó la AAIB en su web.

Emiliano Sala viajaba desde Nantes a Cardiff en una avioneta Piper PA-46 Malibu piloteada por David Ibbotson. Se perdió el contacto el lunes 21 de enero a la noche y desde entonces se buscan rastros del jugador y del piloto.

Clarín

Comentá y expresate