Sandra Sepúlveda, la embarazada de ocho meses que había desaparecido en La Plata, fue encontrada por la Policía Bonaerense gracias al seguimiento de la señal de su celular. Su marido había denunciado que podría haber sido secuestrada el hospital San Martín, donde esperaba ser atendida para una cesárea.

La mujer estaba en el domicilio de una tía en la calle Añasco, en Avellaneda, y en buen estado de salud.

Pudieron dar con ella con el seguimiento de las activaciones de su teléfono a través de celdas. A las 8:04 fue vista en una terminal de ómnibus, según registraron las cámaras de seguridad. Por lo tanto, la principal hipótesis es que la mujer tomó un micro para viajar hacia la Capital, pero que bajó en Avellaneda.

El aparato se activó cuatro veces entre las 9:57 y las 10:40 en las zonas de Constitución y San Telmo. La Policía Bonaerense detectó el domicilio y esperó acompañada de una familiar que Sepúlveda, camarera en una conocida parrilla de Avellaneda, llegara cerca de las 17:30 horas.

Sepúlveda fue trasladada a la DDI de La Plata, que encabezó su búsqueda. El fiscal Marcelo Romero está a cargo de la investigación.

Hoy, según denunció su marido, a las 7:45 de la mañana se dirigió con su marido y papá del futuro bebé, al Hospital San Martín de La Plata con el objetivo de solicitar un turno para la cesárea que su obstetra ya le había autorizado. Cuando llegaron les dijeron que la recepcionista llegaba más tarde y que debían esperarla; Sebastián aprovechó para ir a fumar un cigarrillo al patio y Sandra para ir al baño.

A las 8:02, sonó el teléfono del hombre y vio en la pantalla que quien lo llamaba era su mujer: “Papi ayudame, me están llevando. Ayudame”, escuchó Martínez. El hombre ingresó al hospital y ya no encontró a su mujer. Nunca la volvió a ver, según denunció a la mañana. Su testimonio generó dudas inmediatas.

Las autoridades del hospital desmintieron esta versión porque la pareja nunca llegó a anotarse para realizar la cesárea. Es más, la mujer transitó todo su embarazo atendiéndose en una sala barrial y esa era la primera vez que, supuestamente, iba al hospital.

Martínez tiene antecedentes penales que llamaron la atención de los investigadores: está imputado por abuso sexual agravado contra la hija de una ex pareja. El expediente, que llegó al Tribunal Nº 1 de La Plata, tiene movimientos recientes de febrero de este año. Según la causa, habría violado a la menor entre 2012 y 2015. Este es un dato que llegó a la oficina del fiscal y que no pasó desapercibido. No es el único antecedente: fue denunciado en un juzgado de paz en Berisso por violencia familiar. El expediente data de 2015, según publicó Infobae.

Comentá y expresate