El cuerpo de Agustina Imvinkelried, una joven de 17 años que salió a bailar con sus amigas y nunca regresó a su casa en la ciudad de Esperanza, en Santa Fe, fue encontrado esta mañana tapado con hojas y ramas en la zona sur de la ciudad ubicada a 40 kilómetros de Santa Fe capital y con una población de 45.000 habitantes.

Policía de la Unidad Regional XI, personal de la Policía de Investigaciones, Ministerio Público de la Acusación, bomberos y la Brigada Canina trabajan en conjunto en el perímetro de 200 metros que se cercó para evitar el ingreso de toda persona ajena al hecho.

La información fue confirmada por Néstor Nagel, integrante del cuerpo de bomberos de Esperanza. "Es una zona descampada, rural, cerca del boliche donde se la vio por última vez. Estaba algo tapado, para tratar de evitar el trabajo de los perros que se encargan de estas búsquedas", comentó Nagel. "Todo, el boliche, la casa del sospechoso, el cuerpo, todo está en un radio muy cercano, todo queda muy cerca", agregó. El padre de Agustina está en el lugar a la espera de poder tener contacto con el cuerpo de su hija.

La desesperada búsqueda de los familiares y amigos por la ciudad y por las redes sociales se había hecho masiva en toda la zona.

Con el correr de las horas pudo establecerse mediante una aplicación el lugar donde se activó por última vez el celular: fue a unas 15 cuadras del boliche, entre calle 3 de Febrero, Vélez Sarsfield, Ruta 6 y Berutti.

Agustina se habría subido a un auto alrededor de las 6 de la mañana del domingo, horario casi coincidente con el de la cámara de seguridad del boliche Teos de Esperanza, donde se la ve por última vez caminando, mirando su celular.

Este lunes a la mañana, la Policía identificó al propietario del auto, un hombre de 39 años. Cuando ingresaron a su vivienda, también en la localidad de Esperanza, lo encontraron ahorcado y confirmaron que se suicidó.

Comentá y expresate