Buscaban a una mujer a la que se señala como instigadora de un crimen cometido, dos años atrás, en el sur del Gran Rosario. Pero en uno de los seis operativos ordenados por la Justicia, algo muy diferente: drogas y dinero oculto en una pared falsa y en la mochila de una nena.

La cantidad de billetes de baja denominación era tan importante que la Policía Federal tuvo que recurrir a la ayuda de una sucursal del Banco Nación de Las Parejas. Allí pidieron una máquina para contar los 850 mil pesos hallados en una casa familiar.

Todo sucedió este miércoles en una ciudad de 14 mil habitantes que, durante el allanamiento, vivía una jornada histórica: el presidente Mauricio Macri la visitaba en el marco de un encuentro del sector de la maquinaria agrícola, industria clave en esa zona agrícola.

Dos operativos se realizaron en Las Parejas, tres en Villa Gobernador Gálvez y el sexto en Alvear, al sur de Rosario. El total del dinero secuestrado asciende, de acuerdo a fuentes de la investigación, a 895 mil pesos y a unos 1.500 dólares. No se precisó la cantidad de marihuana y cocaína secuestrada, aunque en uno de los allanamientos había 300 dosis listas para ser comercializada.

En la casa de Las Parejas el dinero y la droga estaba escondida en cajas metálicas, detrás de una pared de durlock levantada en una habitación. Detuvieron a ocho sospechosos.

La investigación apuntaba a encontrar a una mujer que habría instigado el crimen de Isidro Espíndola, asesinado el 16 de mayo de 2016 en Villa Gobernador Gálvez.

El episodio ocurrió luego de una pelea entre dos mujeres. Carlos Franchini fue detenido y está imputado por ser autor material del homicidio.

Su pareja es a quien buscan desde hace dos años. La víctima es el padre de la otra mujer que protagonizó aquel conflicto vecinal que tendría un trasfondo narco.

La Policía Federal participó desde el comienzo en la investigación -Franchini contaba con antecedentes vinculados con el narcomenudeo- y fue quien sugirió los seis domicilios allanados este miércoles.

En los operativos se secuestró un rifle de aire comprimiso, una escopeta calibre 24, balanzas digitales, envoltorios con estupefacientes, celulares, computadoras, cámaras de video vigilancia, vainas y proyectiles.

Se cree que la banda se dedicaba al narcomenudeo en distintas localidades del sur de Santa Fe, incluso en algunos barrios de la zona sur de Rosario.

Los investigadores estudiaban también si sus integrantes podrían tener alguna vinculación con el crimen de Cristian “Moco” Reynoso, un hombre cercano a la banda Los Monos que fue acribillado la semana pasada en la puerta de su casa, en el barrio Saladillo.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate