Un nene alemán que estaba desaparecido durante más de una semana fue encontrado con vida en una alcantarilla. "El niño de 8 años Joe vive", celebró en Twitter la Policía de Oldenburgo, localidad donde ocurrió el suceso, cuando encontraron al menor, que padece problemas de aprendizaje, tras ocho días de ausencia. La hipótesis más plausible, es que el pequeño, jugando, entró en el sistema de alcantarillado y una vez allí se desorientó.

La historia ha mantenido en vilo en Alemania, y ha recordado a otras de desenlace trágico, como la del pequeño Alfredino Rampi en Italia o la del pequeño Rayan. El menor pudo ser localizado porque un vecino escuchó, en las cañerías, un ruido que recordaba a un sollozo. "Como de lloriqueo", explicó a la policía, que pudo encontrar a Joe con vida.

El rastro de Joe se había perdido el pasado 17 de junio. Se estableció un amplio dispositivo de búsqueda, al que se incorporó la brigada de homicidios, para finalmente localizarlo a apenas unos 300 metros de su casa.

El portavoz de la policía de Oldenburg, Steffan Klatte, aseguró a los medios que encontrar al pequeño Joe ha sido "una suerte absoluta". "De no haber hecho ningún ruido, o si nadie le hubiera escuchado, quizá no le habríamos encontrado nunca», reconoció. El menor fue hallado "desnudo, deshidratado y con signos visibles de hipotermia, aunque sin lesiones externas graves".

Un informe policial citado por la CNN sostiene que, mientras se realizaba la búsqueda, el menor pudo malinterpretarla como un juego y seguir escondiéndose. El niño de ocho años permanece en el hospital. Por respeto al niño y su familia, la policía ha pedido "que se eviten las preguntas sobre su salud".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate