Los románticos celebraron San Valentín este fin de semana. Los planes suelen ser una cena, una noche de películas o un regalo especialmente elegido. Y los encuentros suelen continuar entre las sábanas.

A veces la pasión se excede y el momento de placer termina en una incómoda visita al hospital que, sin dudas, quedará en la memoria de los médicos y enfermeros que atiendan el caso.

El enfermero José Contarini reveló en su cuenta de Twitter una insólita urgencia en la que tuvo que intervenir el pasado 14 de febrero. Según escribió, una pareja llegó al hospital donde trabaja, en España, con una desesperante urgencia. Su encuentro sexual incluyó unas frutillas y los amantes las incluyeron como "juguete sexual".

"Acude a urgencias por referir tener una fresa en la vagina tras relaciones sexuales con su pareja", decía el texto cargado en el sistema del hospital en el que trabaja. Entre todos los chistes también se generó un debate entre los usuarios por el "secreto profesional".

Embed

Comentá y expresate