Entre la polémica por las muertes y un convenio cuestionado, se largan las fotomultas
Fue presentado en el COM la polémica iniciativa de multar a los automovilistas con las cámaras de seguridad

Sin el intendente Carlos Arroyo, se presentó el polémico proyecto para multar a los automovilistas con las cámaras de seguridad del COM. El anuncio se da en medio de los accidentes fatales que están ocurriendo en la ciudad. Si tomamos en cuenta los hechos de las últimas semanas, hubo un muerto cada dos días en calles y accesos de la ciudad.

Esta iniciativa que se pone en marcha es un escalón más en una serie de controvertidas decisiones que tienen un impacto directo en las políticas de tránsito: usar cámaras que son de seguridad para infracciones de tránsito y aplicar el sistema de fotomultas, en un acuerdo signado por la sospecha.

Hace más de un año el jefe comunal dio de baja una licitación que implementaría las fotomultas en la ciudad. Una herramienta de control de tránsito que podría generar conciencia en los conductores. Pero una trama oculta impidió que se lleve a cabo y aún no se implementó ese sistema en la ciudad, a pesar de que fue aprobado por el Concejo el año pasado y con largas discusiones por los polémicos actores involucrados.

Es que el gobierno de Arroyo impulsó un polémico convenio con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de La Plata. La iniciativa contemplaba un 66% de la recaudación de las multas para la Comuna, apenas un 14% para el adjudicatario privado y un 20% para el gobierno bonaerense.

Finalmente, frente a la presión de distintos sectores esos porcentajes se actualizaron cuando lo trató el HCD hace unos meses: el Municipio se queda con el 50%, en tanto la Provincia y la cuestionada UTN de La Plata se reparten el 50% restante.

La UTN, en la mira de la Justicia

Se trata de una Universidad que, al ser estatal, evita el paso del llamado a licitación. Pero los antecedentes no son favorables: en la Oficina Anticorrupción existe desde 2011 un expediente iniciado por una denuncia anónima contra las autoridades de la UTN de La Plata por supuesta asociación ilícita y enriquecimiento ilícito por irregularidades en el sistema de fotomultas. La causa está en instancia de resolución.

Además, esta entidad educativa estuvo vinculada a negocios que llevó adelante la cartera que durante años comandó el exministro de Planifiación, Julio de Vido.

A fines de 2015 -un mes antes de dejar el poder-, Gustavo Pulti abrió la licitación pública Nº 21/15 para poner en marcha el sistema de fotomultas, con un presupuesto de casi 223 millones de pesos. Dos oferentes se presentaron a la licitación. Uno fue la empresa Boldt por un monto de más de 160 millones de pesos. La otra oferta fue presentada por la Cámara de Empresa de Control y Administración de Infracciones de Tránsito de la República Argentina (Cecaitra) por casi 114 millones de pesos.

La propuesta de Boldt -una firma que operó con el sistema de fotomultas en las rutas bonaerenses- no recibió objecionespor parte de la Comisión Evaluadora. En cambio, la propuesta de Cecaitra, la oferta competidora, no cumplió algunos puntos del pliego de bases y condiciones.

Así, las condiciones estaban dadas para que Boldt se quedara con el negocio durante tres años en Mar del Plata. Pero en una decisión polémica, el gobierno de Arroyo dio marcha atrás con la licitación y avanzó en la contratación directa de la UTN, que se ocuparía de generar el software para las fotomultas. La misma institución que hoy afronta causas de corrupción.

En diciembre de 2017, el Honorable Concejo Deliberante con mayoría oficialista, avaló la puesta en marcha de las fotomultas en Mar del Plata. Y en estos primeros días del año, hay prisa por mostrar gestión en materia de tránsito ya que los últimos indicadores muestran notables retrocesos.