En las habituales recorridas que realiza por la noche, hay algo que llamó la atención del obispo Gabriel Mestre en las últimas semanas: cada vez más personas duermen en las puertas de los cajeros automáticos de Mar del Plata. El dato preocupa y va de la mano con el crecimiento de la pobreza reflejado por los últimos datos del Indec.

“Es increíble la cantidad de gente que duerme en las puertas de los cajeros automáticos, desde las 12 de la noche hasta las 7. Eso me llamó la atención”, le dijo Mestre a Ahora Mar del Plata.

Mestre.png

Con la llegada del invierno, las personas en situación de calle corren serios riesgos. Ante esta situación, Mestre reconoció que se vienen meses “muy complejos”. “Creo que para este año va a haber que prepararse porque va a ser mucho más complejo, incluso lo dicen varias personas del oficialísimo. Hay un reconocimiento de que la situación es muy crítica”, explicó.

No obstante, el obispo valoró la logística del año pasado para combatir la situación. “El dispositivo de 2018, que estuvo en manos de Provincia y Municipio, fue mucho mejor que el del 2017. Esta es una tarea de contención”, remarcó.

Al momento de analizar el rol de la Iglesia en un contexto de crisis, Mestre recordó la función de la Noche de la Caridad y remarcó que se distribuyen viandas “durante los 365 días del año”. “Sería lindo que un día podamos decir que no hay más Noche de la Caridad porque no hay más gente en la calle. Y que la iglesia se pueda dedicar a los enfermos terminales, por ejemplo”, reflexionó.

Comentá y expresate