¿Es récord? El gobierno de Arroyo suma 32 bajas en menos de dos años de gestión
Entre desvincluaciones y cesantías, con la salida de Mensor, este gobierno logra alcanzar una suma de bajas significativa en poco tiempo

Todavía no cumplió los dos años de gestión, pero el gobierno municipal de Cambiemos, comandado por Carlos Arroyo, logró alcanzar un raro récord de desvinculaciones y renuncias que con el anuncio de ayer, suman 32.

En menos de un mes, se produjeron 4 salidas en áreas sensibles y el proceso de cambio parece acelerarse conforme se acercan las elecciones de Octubre. Primero fue el caso del ex Director Municipal de Inspección General, Luis Melo, cuya desvinculación se dio en medio de un alboroto por una publicidad dudosamente autorizada.

En el caso de Álvaro Fanproyen, a cargo del área de relacionamiento con las cooperativas, su salida dejó al desnudo las dificultades de Arroyo por sanar un vínculo tenso con las organizaciones, quienes esta semana, llevaron adelante una serie de manifestaciones frente al Palacio municipal y la delegación de Desarrollo Social.

Sin dudas, la más resonante fue la baja de Gustavo Schroeder como secretario de Hacienda, un gran dolor de cabeza que dejó expuesto al gobierno local en una estrategia que pisó más en el decir que en el hacer. Es que los números del municipio están en rojo y la manera de gestionarlo por parte de Arroyo es cubrir con descubiertos bancarios los gastos corrientes y sueldos de la Municipalidad, práctica que criticaban y denunciaron del gobierno anterior.

Por último, este sábado se comunicó que Emiliano Mensor, quien se desempeñaba como director Coordinador en la secretaría de Gobierno, dejó su cargo por pedido del propio intendente.

A la luz de los nombres que reemplazaron algunos de estos puestos, vinculados a Cambiemos a nivel provincial, la inquietud está en saber qué tanto Vidal y sus hombres clave están encima de las decisiones que se comunican desde el gobierno local.