La escalada del dólar generó movimientos en la economía argentina, aunque más lentos de los que podría haber provocado. De todos modos, las consultoras privadas ya anticipan que julio cerrará con una inflación promedio del 2%, lo cual disparará las metas oficiales.

A la hora de analizar este dato, aseguran que el índice de inflación creció mayormente impulsado por los aumentos de varios servicios regulados y de los servicios de turismo por las vacaciones de invierno y otros ítems de la vida cotidiana. Estos incrementos se registraron en las dos primeras semanas.

En tanto, en la tercera semana los precios de algunos alimentos se aceleraron, lo que podría indicar los primeros traslados a precios de la devaluación. Sin embargo, hasta el momento, el pase a precios del salto que pegó el dólar el último mes y medio se observa más lento de lo esperado.

Elypsis estima que la inflación del mes escalará a 2,2%. "Hubo una aceleración en esta última semana, debido a un aumento en carnes, verduras y frutas, sumado al aumento de los taxis", dijo Nicolás Abuchar, economista de la consultora. Señaló que en las primeras semanas fue más estable.

"La suba del dólar podría haber tenido un impacto en el precio de la carne, frutas y verduras y alojamiento y excursiones, pero el aumento fue en la última semana y no antes. Y los productos lácteos y los aceites y los bienes de consumo durables, que también están vinculados al dólar, se mantuvieron estables. No hay un movimiento generalizado de los alimentos", explicó.

En la primera quincena afectaron los aumentos que se autorizaron en los combustibles (7,2% en naftasy 6% en gasoil), los cigarrillos (4%), el servicio doméstico (12%), las prepagas (6%), las expensas por las subas del 12% en los salarios de porteros, además de servicios en vacaciones.

Por su parte, la consultora Ecolatina espera una inflación del 2% y una inflación núcleo del 1,5%, estable respecto del mes pasado. "En la primera quincena, el rubro alimentos y bebidas vino tranquilo, trajo alivio y evitó el escenario de más de 2%", dijo el economista Jefe de la consultora, Lorenzo Sigaut Graviña.

De todos modos, anticipan que el traslado a precios se podría prorratear con agosto. "Si el aumento es sostenido, es difícil que no se traslade a precios. A veces los precios tardan un poco en acomodarse. Cerrado julio, habrá más claridad de cuánto fue", sostuvo Sigaut.

Según el relevamiento que realizó la consultora Castiglione & Tiscornia en la primera quincena, espera una inflación del 1,9% para este mes por los aumentos tarifarios y de turismo, más que por la suba del dólar, publicó El Cronista.

"El Gobierno trató de cargar muchos aumentos ahora para que más cerca de las elecciones no sea tan grave. En agosto, la parte de esparcimiento va a bajar. Ahora se habla de aumento de prepagas para septiembre y octubre. Y las subas en las tarifas de gas y electricidad se esperan para después de las elecciones", planteó Camilo Tiscornia, director de la consultora.

Para Ramiro Castiñeira, economista de la consultora Econométrica, la inflación cerrará el mes entre 1,8% y 2%, en línea con la predicción anual, de un 22%. De igual modo, anticipó: "Van a subir todos los precios, si el peso se cae. El traslado a precios llega, el punto es en qué período".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate