El delantero uruguayo Luis Suárez quedó envuelto en un escándalo luego de que la Fiscalía de Perugia y la Guardia de Finanza abrieran una investigación para determinar si desde la Universidad de esa ciudad de Italia le facilitaron al futbolista las preguntas del examen de idioma que dio el pasado 17 de septiembre.

El futbolista del Barcelona llegó a Perugia el último jueves para rendir el test de comprensión oral y escrita de Italiano B1, necesario para obtener el pasaporte de la comunidad europea y así firmar un contrato con Juventus sin ocupar una plaza de extranjero, entonces el club más interesado en su ficha pese a que hoy el destino del uruguayo parece estar en el Atlético de Madrid.

El examen duró solo 25 minutos, cuando el plazo promedio es de dos horas, por lo que la Fiscalía de Perugia solicitó a la Universidad los documentos oficiales de la prueba de Suárez con los que inició una investigación para determinar si tuvo un trato preferencial y si el establecimiento cometió el delito de divulgación de secretos de oficina.

En un comunicado oficial difundido hoy se destaca en su pasaje más concluyente que “se encontró que los temas tratados por el examen fueron previamente consensuadoscon el candidato y que la puntuación relativa se le atribuyó incluso antes de la realización del mismo”.

Tras un tiempo llamativamente breve, el goleador finalizó su test y se informó que había superado la prueba para obtener el certificado B1 de conocimiento de la lengua italiana, elemento fundamental para que se le otorgue el pasaporte de Italia.

Comentá y expresate