viernes 24 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
SHOW

Todos dentro de peluches gigantes: ¿qué es la fiesta Furry?

Es un encuentro que a simple vista puede resultar tierno y simpático pero que además es un lugar de contención, pertenencia y posibilidad de expresión para muchas personas. Para participar, no es necesario tener un fursuit.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

No se trata de una fiesta de disfraces ni de un encuentro de cosplay. Son un grupo de personas que se conocieron a través de las redes sociales o por comunidades virtuales y que el fin de semana se encontraron en el Abasto para enfundados en trajes de peluches gigantes -o no necesariamente- pasar un buen rato juntos.

La comunidad furry o “Furry fandom” es un grupo de personas que se ven atraídas por el género Furry que abarca a todo aquel animal antropomórfico - con características humanas-. Crean un avatar o personaje que las representa en las redes sociales y que pueden traer a la vida real gracias a los fursuits. Se trata de los trajes que representan a una “fursona”: término que utilizan para denominar al personaje con la que se sienten representados.

Según explican Poli y Osi, miembros del directorio de la convención: “Esto es una fiesta con peluches de colores y también un encuentro de diversidades. Es un punto de encuentro para pasar un buen momento, en un espacio seguro para expresarse libremente”.

Ambos explican que si bien es una convención que se realiza en diferentes partes del mundo, en la Argentina pasaron un montón de años para llegar a concretarse este encuentro: “En el primer evento éramos 30 personas y este año en la FurCon somos más de 400”.

La Argentina FurFiesta! es un espacio donde mucha gente que no tiene otros lugares donde reunirse encuentra un lugar de pertenencia. Es un punto de encuentro para personas de la diversidad, artistas o no, de distintos orígenes y culturas. “No es necesario tener un traje para asistir a la fiesta. Con tener un avatar basta para formar parte de la comunidad”, aseguran los organizadores que son profesionales de diferentes ámbitos y que son parte de la comunidad.

A la convención del fin de semana en el Abasto llegaron personas de Chile, Brasil, Uruguay y diferentes provincias de la Argentina. “La idea es conocerse con amigos virtuales de los que solo se conoce su nombre de fursona y su avatar. Algunos para ir al encuentro usamos el traje que compramos a artistas que se dedican a confeccionarlo”, resumen.

“Dragón nórdico” cuenta que la filosofía furry es reunirse para expresarse y apoyar campañas de ONG´s:” Tengo 27 años y soy de Capital Federal. Mi fursuit es un traje que representa mi fursona. Es una representación de mí mismo. Cómo quiero que me vean”.

“La gente que sufre de ansiedad o le cuesta hacer amigos encuentran su lugar de pertencia acá porque es una comunidad muy abarcativa”, indica.

No romper la ilusión

La convención duró tres días y el cronograma de actividades fue de lo más variado. “Lo esencial es venir a pasarla bien y divertirse. Nos entendemos como comunidad y más allá de que muchos y muchas no vienen con un fursuit, para otros es importante no romper la ilusión”, destacan algunos de los asistentes.

Para quienes deciden permanecer con el traje puesto durante las actividades, hay un cuarto especial para poder ventilarse y tomar agua: “Por momentos necesitás sacarte el traje pero no querés romper la magia de que ‘hay animales de colores por todos lados’”.

Los miembros de la comunidad explican que los encuentros de furrys son espacios inclusivos donde muchas personas diversas, tímidas o con algún trastorno del comportamiento que afecta la capacidad de socializar encuentran un espacio propio.

“Alguien que es muy tímido, que no se anima a hablar, puede crear un personaje que le permite tener una personaliad que no tendría en el mundo real. El personaje permite ser mas abierto, decir las cosas que no se animaría a decir. Eso puede replicarse del mundo virtual al real con un traje. Traer a esa fursona al mundo cotidiano”, detalla Thiago que viajó desde Córdoba.

El valor de un fursuit

Ampy es una fursona híbrido de murciélago y dragón y explica que su fursuit es un parcial (cabeza y manos) que le costó entre 500 y 700 dólares. “Hay algunos que salen solo la cabeza mil dólares y otros que el traje completo cuesta alrededor de los dos mil dólares”.

“Mi personaje sale de lo común del fandom que son muchos lobos perros, zorros y gatos. Dentro del fandom uno puede serntirse mas libre. Muchas de las personas del fandom son de la comunidad LGBT+. Dentro del fursuit puedo soltarme más con la gente”.

Zaki viajó desde Córdoba y explica que eligió que su fursona fuera un león. “Siempre me gustó mucho el Rey león. Un dia, navegando por Internet encontré un Furry Fandom y la ayuda que dan,, la amistad y los valores que representa me hicieron querer formar parte”.

“Yo tengo asperger y desde muy chico me costaba un poco el tema de relacionarme con mis compañeros de curso. Cuando empecé a encontrar el fandom al principio era timido pero después encontré un lugar y me sentí muy cómodo, en un lugar seguro”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar