El precandidato presidencial José Luis Espert, acusó a los gobiernos provincial y nacional de intervenir para que su Frente Despertar no pueda participar en las próximas elecciones y denunció se está asistiendo a “una proscripción que no existió desde 1983”.

Se refirió en particular a la imposibilidad de presentar postulantes a unos 1200 cargos a concejales, intendentes y gobernador y vice en la provincia de Buenos Aires a partir de una resolución de la Junta Electoral bonaerense.

Embed

“No tengo dudas que intentaron voltear mi candidatura, infructuosamente”, dijo durante su escala de campaña en Mar del Plata, donde estuvo acompañado por sus referentes en la provincia, Guillermo Castello, y local, Julio Razona. “La vamos a seguir peleando”, aseguró a partir de un recurso de queja que presentaron ante la Corte Suprema en busca de habilitar sus precandidatos en el ámbito bonaerense.

Confirmó que sobre el tema no tuvo diálogo con autoridades provinciales y nacionales. “Tampoco me interesa”, aclaró. Fue crítico con ambos gobiernos aunque tuvo un reconocimiento a la gestión de María Eugenia Vidal porque logró algunas mejoras en seguridad. En cambio cuestionó la política impositiva: “Ha demolido a impuestos a la ciudadanía”, acusó.

Citó en particular las cargas contra el campo, sector que considera pudo sobrellevar mejor la situación porque no vivió una sequía como la de hace dos años. Dijo que si fuera por lo que hizo con los impuestos, “Cambiemos es parte del problema y no de la solución”.

También s refirió a la clase política y coincidió en que la gente desconfíe de quienes se mueven en ese ámbito. “Nosotros acabamos de ingresar, nacimos hace seis meses”, remarcó al presentarse como referente de un cambio. “Venimos del lado del jubilado, del comerciante que apenas sobreviven”, dijo. Y señaló que sus competidores en esta elección “han estado con todos los gobiernos que tuvieron programas que terminaron en crisis”.

Comentá y expresate