Un hombre de 40 años que había desaparecido el domingo luego de haber sido víctima de sextorsión fue hallado muerto en las últimas horas en un descampado.

Adrián Argañaraz era sereno en una empresa de construcción y fue encontrado colgado de un árbol a 800 metros de su casa.

El caso ocurrió en la localidad de Estación Simbolar, Santiago del Estero. Según informó el diario El Liberal, la víctima salió de su casa y le dijo a su pareja que debía trabajar. Con el correr de las horas el hombre no regresaba ni tampoco respondía las llamadas, por lo que en medio de la madrugada la mujer dio aviso a la policía.

Efectivos de la subcomisaría de lugar llegaron hasta la casa y comenzaron con la búsqueda del hombre junto con personal especializado. Según los testimonios recabados, varias personas lo habían visto por última vez en una zona montuosa a la vera de un canal.

Fue en ese lugar donde, finalmente, encontraron el cuerpo de Argañaraz. El médico de Sanidad inspeccionó el cadáver y estableció en las primeras pericias que el hombre no presentaba lesiones más allá de la provocada por la cuerda.

Los investigadores hallaron un dato clave sobre los días previos a la muerte del sereno. Resulta que el hombre estaba siendo víctima de sextorsión, una nueva modalidad delictiva.

Argañaraz, que no sabía leer ni escribir, recibió mensajes de parte de una supuesta joven, quien le había enviado un video de ella en ropa interior. Entablaron una conversación y hasta habrían intercambiado fotos.

El hombre comenzó a recibir llamadas telefónicas de un hombre que le dijo que era padre de la joven con la que chateaba y le advirtió que era menor de edad.

El extorsionador comenzó a exigirle una suma de dinero para no denunciarlo. Con esta pista, los investigadores analizan la posibilidad de que el albañil se haya suicidado.

El fiscal de turno Hugo Herrera ordenó el secuestro del celular de la víctima para analizar la información que contiene.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate