El sistema de estacionamiento controlado funciona en muchas ciudades, pero también puede generar algunos resquemores para los vecinos que no consiguen estacionar sus vehículos en zonas cercanas a sus domicilios. Por eso la Ciudad de Buenos Aires modernizará su sistema de parquímetros en el Casco Histórico y en otras zonas porteñas, una reestructuración pendiente desde el 2013. Pero lo importante es que habrá una instancia para desligar del pago a las personas que residen en la zona tarifada.

Ya se abrió el registro para aquellos que viven en Retiro, Monserrat, San Nicolás, San Telmo, Recoleta y Balvanera; barrios que cuentan con unos 3.500 espacios regulados. Pueden anotarse las personas que tengan domicilio en la zona y se puede habilitar hasta un vehículo con libre estacionamiento en un radio de 300 metros.

A diferencia de lo que pensaron muchas personas inicialmente, no se trata de reservar un lugar fijo en la calle, sino que el registro es para conseguir el beneficio de estacionar de manera gratuita a partir del siguiente mes. Desde el Gobierno calculan que este cambio a la digitalización se efectivice en la segunda quincena de junio.

image.png

Para el estacionamiento tarifado digital se utilizará la aplicación móvil Blinkay, que ya funciona en varios países, como España y Canadá. Esta app controlará la vigencia del estacionamiento medido, el tiempo permitido para cada vehículo en los espacios regulados y los que cuentan con autorización libre.

El sistema será supervisado a través de las patentes de los vehículos y con un sistema de cámaras portátiles que llevarán los agentes de tránsito que recorrerán las zonas en moto. Aquellos que no son residentes podrán pagar a través de Blinkay. Además, los agentes podrán multar a quienes no cumplan con los requisitos establecidos o entren en infracción.

Los vehículos que estén estacionados en las zonas controladas y tengan la tarifa vencida pueden ser acarreados por grúas.

Con este cambio y la eliminación de los parquímetros solo se podrá estacionar en los lugares permitidos y considerando las normas vigentes como la prohibición de obstruir rampas, ochavas, sendas peatonales, garajes, paradas de colectivos y espacios reservados.

image.png

Registro de vehículos de residentes

El beneficio para estacionar de manera gratuita comenzará a tener vigencia una vez que se implemente este nuevo sistema de estacionamiento medido. Solo se otorgará un permiso por domicilio, por persona y por titular o conductor autorizado del vehículo. Esto quiere decir que si en una misma vivienda tienen más de un automóvil, tendrán que decidir cuál habilitar en el registro exclusivo para residentes.

Quienes quieran acceder al registro deberán tener una cuenta en la plataforma oficial de la Ciudad MiBA. Para registrarse correctamente deben tener obligatoriamente un DNI o un servicio con domicilio dentro de la zona tarifada, o bien tener el número de partida de ABL correspondiente al domicilio (sin necesidad de ser el titular de la boleta). Además deben contar con cédula única de identificación de vehículo o licencia de conducir.

Para continuar con el registro, el vehículo que desea incorporarse debe estar libre de deuda del Impuesto de Radicación de Vehículos e Infracciones de Tránsito. En caso de que tenga alguna deuda pendiente, se puede acceder al beneficio pero debe saldarse ese monto dentro de los 12 meses siguientes.

Para acceder al beneficio se puede ingresar a buenosaires.gob.ar/estacionar y en la parte titulada "Beneficio para residentes" debe seleccionarse la opción "Solicitar beneficio". Allí se continúa el registro y se adjunta toda la documentación requerida.

image.png

Los planes del Gobierno

La Ciudad aún no diagramó un plan para ampliar las zonas tarifadas en el corto plazo, sino que primero intentarán analizar el funcionamiento de la nueva plataforma digital y el acostumbramiento de los usuarios.

El Gobierno porteño tuvo varios obstáculos para este proyecto desde el año 2013, con la aprobación de la primera ley para regularizar el estacionamiento medido y el acarreo de vehículos. Los conflictos con las empresas que realizan los acarreos vienen desde el 2001 y por eso los planes se vieron frustrados en más de una ocasión.

De hecho, existían las intenciones de ampliar el estacionamiento medido al 45% del territorio porteño, para alcanzar los 140.000 a espacios tarifados. El problema es que el proyecto contemplaba la creación de diez playas de acarreo distribuidas en las cinco zonas en las que se dividiría el servicio y una empresa tendría asignada cada una de las zonas; algo que complicó las negociaciones.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate