La megacausa que investiga una estafa millonaria a la Anses sigue su rumbo y el juez federal Santiago Inchausti decretó el procesamiento con prisión preventiva de uno de los jefes de la organización ilícita: el abogado Héctor Adolfo Seri.

Los investigadores encontraron a Seri como "jefe u organizador de una asociación ilícita; coautor del delito de defraudación contra la administración pública reiterado en dieciséis ocasiones; coautor del delito de tentativa de defraudación contra la administración pública reiterado en tres ocasiones; autor del delito de tenencia ilegítima de armas de uso civil". El magistrado resolvió poner un embargo sobre los bienes de Seri por 20 millones de pesos.

Según la investigación del fiscal de la causa, Seri, en complicidad con otro procesado, Roberto Balbuena, era el encargado de entregar los documentos apócrifos a la Anses.

Seri trabajó en la Ansesdesde abril del 2019 hasta el junio del 2019, fecha en la que pidió su jubilación, y trabajó como "asesor" en la UDAI del Puerto. Antes de su último pasó por la administración pública, el procesado había sido en el año '99 Asesor de Gerencia y responsable del Sector Jurídico de ANSES Mar del Plata. Por lo tanto, sabía perfectamente el manejo de la Anses.

Para la Justicia, Seri, acompañado de los integrantes de la Organización Jurídico Previsional S.R.L, puso en marcha "un plan delictivo tendiente a obtener beneficios previsionales de una manera absolutamente irregular, mediante el falseamiento de relaciones laborales o bien de patologías médicas".

Una vez que Seri entregaba los expedientes de la Anses de los clientes del estudio jurídico y en el estudio se sacaban e incluso se alteraban las fojas del expediente poniendo lo que necesitaban para cobrar las pensiones con el mismo sello de Anses.

"Asimismo, intervendría en la maniobra de falseamiento de las relaciones laborales de la Clínica Mitre, manteniendo reuniones con las autoridades de las mismas y efectuándoles pagos por su aporte en la maniobra. También derivaría personas al estudio de la Organización Jurídica Previsional para la tramitación de sus beneficios", asegura el expediente.

Él lo que hacía, cuando trabajaba en Anses, era llevarle a Balbuena los expedientes que él le pedía. Sacaban fojas, ponían lo que necesitaban con el mismo sello de Anses, todo igual y se devolvía. Siempre era cerca de las 7 hs, 7 y pico. Una vez Balbuena le dice 'firmaste? no vayas a quedar pegado vos', y Seri le responde 'vos pedime lo que quieras porque allá no saben trabajar'. Con los expedientes se modificaban los papeles de prueba, de aportes. A veces el expediente desaparecía, ellos lo pedían, se decía que estaba extraviado, entonces el estudio aportaba fotocopia pero con las cosas que les convenían, no con lo que había originalmente. Era habitual que el expediente desapareciera, y se devolviera un duplicado con hojas distintas a las que tenía cuando habían desaparecido. Seri facilitaba los expedientes. Yo lo he visto. Esto fue hace poquito, fines del año pasado, porque después Ceris pide sesenta días de licencia”, aseguró un testigo de la causa.

En la causa se encuentra actualmente treinta y seis personas procesadas, y se están recibiendo la declaración indagatoria a otras treinta y nueve. El objeto procesal se encuentra conformado por más de 380 casos de jubilaciones fraudulentas.

Finalmente, de momento se ha logrado establecer provisoriamente un perjuicio económico de $33.401.969, sin perjuicio de que, a partir de la totalidad de los hechos en investigación, el mismo podría ascender a la suma de $90.000.000.

Comentá y expresate