"Estamos haciendo lo imposible para que cada argentino tenga trabajo"
El intendente, Carlos Arroyo, hizo referencia a la situación laboral en Mar del Plata. "Les pido un poco de fe y de valor", dijo

El Intendente Municipal Carlos Fernando Arroyo instó este lunes a seguir luchando para bajar los índices de desocupación. “Es mi máxima aspiración, junto a la gobernadora Vidal y al presidente Macri”, señaló el jefe comunal, en el marco del acto conmemorativo del 35º aniversario del bautismo de fuego de la Fuerza Aérea, ocurrido durante la Guerra de Malvinas.

“Les quiero mandar un abrazo a todos los trabajadores marplatenses, bonaerenses y argentinos”, señaló el intendente. “Sé que todos no están bien y que lamentablemente tenemos un alto índice de desocupados. Estamos luchando y haciendo lo imposible para empezar a cerrar esa herida y que cada argentino tenga trabajo”, agregó.

Les pido un poco de fe y de valor. Hoy por hoy, esa es mi máxima aspiración, porque el día en el que cada argentino tenga una casa y un trabajo, habremos remontado el 99% de todas las dificultades presentes”, prosiguió el jefe comunal. “Es tan simple como eso. Dios nos ayude a todos y ojalá que el año que viene podamos decir que ese índice se redujo a la nada. O a muy poco”.

“Sé que todos no están bien y que lamentablemente tenemos un alto índice de desocupados. Estamos luchando y haciendo lo imposible para empezar a cerrar esa herida y que cada argentino tenga trabajo” “Sé que todos no están bien y que lamentablemente tenemos un alto índice de desocupados. Estamos luchando y haciendo lo imposible para empezar a cerrar esa herida y que cada argentino tenga trabajo”

En ese sentido, Arroyo remarcó la importancia del trabajo en equipo junto a Nación y Provincia. “Tanto el presidente Mauricio Macri, como la gobernadora María Eugenia Vidal y yo desde el municipio, estamos abocados como equipo a buscar una solución a esta situación de injusticia social que significa que haya gente que no tenga trabajo y que no pueda mantener a su familia”, aseguró.

Soy enemigo acérrimo del asistencialismo: no sirve para nada. Al hombre hay que darle trabajo y dignidad; que pueda ganarse su propio sustento y que no dependa del Estado. Y que pueda hacer los que quiera con lo que se gane. Ese es el objetivo”, concluyó.

Posteriormente, Arroyo se trasladó a la Agrupación de Artillería Antiaérea de Ejército 601 Escuela, donde formó parte de la ceremonia que recordó el bautismo de fuego de la Artillería Antiaérea del Ejército Argentino, también ocurrido durante la Guerra de Malvinas.