El ex sacerdote tenía licencia médica desde 2018 y anteriormente pertenecía a la parroquia Nuestra Señora de Lourdes de Necochea.

El caso es investigado en sede judicial con la plena cooperación del Obispado de Mar del Plata. Al recibir la denuncia, el obispo diocesano, Monseñor Gabriel Mestre, impuso a Serre medidas disciplinarias consistentes en: la prohibición inmediata del ejercicio público del ministerio sacerdotal y el contacto con menores de edad, al tiempo que le exigió la renuncia como párroco mientras la Santa Sede resolvía su situación.

"El Obispo propició el encuentro, la escucha y la cercanía con el menor abusado y su familia, con la que colaboró en la denuncia penal ante la Justicia argentina. A ésta se remitió la totalidad de las actuaciones que sobre el caso se reunieron en la sede eclesial para que se haga justicia", expresaron a través de un comunicado.

Comentá y expresate