La joven de 23 años y su hija de 4 encontradas asesinadas en su vivienda del partido bonaerense de Moreno murieron asfixiadas por estrangulamiento a lazo y los investigadores creen que fueron atacadas mientras dormían.

En tanto, Jacinto Apodaca (24), quien era pareja de la mujer y fue detenido tras el hecho, será indagado por el fiscal de la causa, Federico Soñora, quien lo imputó por "doble homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género".

Apodaca -un albañil de nacionalidad paraguaya- se fue a desayunar a la casa de un compañero de trabajo después del doble asesinato.

Según las fuentes, los resultados de las autopsias realizadas en las últimas horas arrojaron que María Magdalena Figueredo (23) y de su hija Luz Emily (4) presentaban signos de haber sido estranguladas con un lazo y que la causa de muerte fue la asfixia.

Los médicos forenses también estimaron la data de muerte alrededor de las 5 de la madrugada de ayer.

Además, los peritos no detectaron signos de defensa en los cuerpos de las víctimas, por lo que creen que fueron atacadas mientras dormían, dijeron los mismos voceros consultados.

En tanto, continúan las diligencias en procura de hallar en la escena del crimen el lazo utilizado por el femicida y, al mismo tiempo, determinar si el el acusado cometió el ataque por celos.

El doble femicidio fue descubierto en una casa ubicada en la calle Juana Azurduy entre Cuyo e Irlanda, en el límite de las localidades de La Reja y Francisco Álvarez, partido de Moreno, en la zona oeste del conurbano.

Las fuentes informaron que personal de la comisaría 6ta. fue alertado a través del 911 de que que Figueredo, que vivía allí con su hija, no respondía a los llamados de un amigo suyo que se había acercado hasta la vivienda.

Al llegar al lugar, los agentes comprobaron que ambas estaban fallecidas, tras lo cual se dispuso el levantamiento de rastros en la escena del crimen y se entrevistó a los vecinos del barrio para establecer si habían observado movimientos extraños en el domicilio.

Con esa información, la Policía aprehendió como principal sospechoso a Apodaca, quien convivía con la mujer y la menor en la casa.

Tras los crímenes de Figueredo y de su hija ya son 95 los femicidios registrados en lo que va del año, y 60 desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus, según las estadísticas que lleva Télam en base a los cables publicados y el cruce de datos suministrados por las organizaciones Mumala y La Casa del Encuentro.

De acuerdo a este relevamiento, en la provincia de Buenos Aires es donde hasta el momento se produjo la mayor cantidad de femicidios, con un total de 29 casos, seguida por Tucumán, con ocho; y por Santa Fe, con cinco.

Comentá y expresate