El Atlético de Madrid, que jugó casi todo el partido con diez futbolistas, empató 1-1 contra el Arsenal en Londres en el duelo de ida de una de las llaves de semifinales de la Liga de Europa. La revancha se jugará el jueves próximo en el Wanda Metropolitano y una victoria o un empate sin goles depositarán al elenco español en la final.

El croata Sime Vrsaljko se fue expulsado correctamente luego de ganarse la segunda amarilla por una infracción, justamente a Lacazette.

Como parte de la confusión del equipo en ese inicio, también se fue expulsado Diego Simeone por sus vehementes protestas contra el árbitro. Pero extrañamente, y pese a la superioridad numérica, el Arsenal empezó a frenar su impulso inicial.

El primer gol del partido llegó recién a los 16 minutos del segundo tiempo, cuando el francés Alexandre Lacazette consiguió batir al arquero colchonero Jan Oblak con un cabezazo, tras un desborde de Jack Wilshere.

Embed

Con Simeone ya en la tribuna y con los nervios por el cielo, el Atlético siguió soportando la avanzada inglesa. El 0-1 empezaba a parecer un negocio no tan malo cuando a nueve minutos del final el uruguayo José María Giménez despachó un pelotazo larguísimo, la defensa local falló y Antoine Griezmann lo aprovechó al máximo.

Embed

El baile del francés y el delirio de los hinchas españoles que habían llegado hasta Londres evidenciaron el valor de ese gol, que puede ser decisivo en la eliminatoria. El festejo de Simeone, también.

Comentá y expresate