El último fin de semana de febrero despierta expectativas moderadas entre los operadores turísticos. El cierre de mes y un pronóstico meteorológico que no entusiasma podrían explicar por sí solos el ritmo moderado que tienen las reservas de alojamiento en Mar del Plata.

Desde el sector inmobiliario reconocen que hubo consultas y algunas confirmaciones, pero los números marcan un nivel de reservas que no genera grandes expectativas. Aunque confían en que la demanda espontánea -aquellos turistas que deciden viajar a último momento- mejore las cifras.

El panorama desde lo meteorológico no es el más alentador. Las temperaturas pronosticadas no superan los 20 grados y tanto para este sábado como para el domingo se espera tiempo inestable, con probabilidad de lluvias y tormentas aisladas, según el Servicio Meteorológico.

"No tenemos muchas expectativas. La gente se fija mucho en el clima antes de decidirse a viajar y el pronóstico no es bueno. Creemos que el movimiento va a ser tranquilo", dicen los operadores turísticos.

Comentá y expresate