"No se va a poder hacer una nueva prospección hasta que no haya una nueva declaración de impacto ambiental". Lo dijo el juez de la Cámara Federal de Apelaciones Eduardo Jiménez tras el fallo que dejó sin efecto la medida cautelar y dio luz verde a la exploración petrolera a 400 kilómetros de Mar del Plata, aunque con un nuevo estudio sobre el impacto ambiental.

La Cámara resolvió que la medida cautelar dictada por el Juez de Primera Instancia, Santiago Martín, quede sin efecto. Sin embargo, exigió un Estudio Ambiental Acumulativo por parte del Estado Nacional.

"No tenía sentido mantener la cautelar del doctor Martín. Si nosotros hubiéramos limitado todo, no hubiésemos permitido que se siga investigando cuál es el daño que se puede producir al mar argentino", explicó el juez Jiménez en diálogo con Ahora, el noticiero de Canal Diez.

"En el fallo dijimos que sigan trabajando. Cuando esté la nueva declaración de impacto ambiental y el doctor Martín analice si se cumplieron los recaudos planteados por la Cámara, seguiremos adelante o no en función de lo que surja de esos nuevos estudios", agregó.

La resolución pide que se incluya a la Administración de Parques Nacionales para que se expida sobre la incidencia que podrían tener los trabajos de exploración sobre la Ballena Franca Austral. Y que el Ministerio de Medioambiente de la Nación esté incluido como órgano administrativo de control.

"El gobierno nacional lo que hace es tomar la declaración de la empresa Equinor y realiza el estudio de impacto ambiental. El final de ese estudio es una declaración. La que se hizo hasta ahora es incompleta, hay que hacer una mejor, más profunda y completa", indicó Jiménez.

En la resolución también pide que se tenga en cuenta la audiencia pública realizada la semana pasada en Mar del Plata de forma virtual, con epicentro en el Concejo Deliberante.

"En el fallo nosotros dijimos 'vamos a trabajar en favor del desarrollo con sustentabilidad'. Esta situación vincula la necesidad de producir con la necesidad de tutelar el ambiente. Revisamos la declaración ambiental, vimos que estaba involucrada la Ballena franca, que es monumento nacional, y no se había convocado a parques nacionales para que den su opinión. Marcamos que falta esa opinión", manifestó el juez Jiménez.

"Todos reconocemos que es muy bueno tener fuentes de trabajo y una explotación lo más limpia posible de recursos. Sabemos que son explotaciones que vinculan al medio ambiente. La flora y la fauna marina pueden estar en peligro. Eso lo dejamos en manos de los técnicos. La estructura técnica tiene que estar bien hecha", consideró.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate