Los ferroviarios son una gran familia y en su gran mayoría son nietos o hijos de otros trabajadores. Alistadores de locomotora, cambistas, guardabarreras, señaleros, jefes de control, auxiliares de estación, conductores de locomotora, son algunas de las profesiones.

“Todos venimos de criarnos alrededor de esta estación. Nuestros padres y abuelos nos fueron transmitiendo el amor por esto y se lo inculcamos a nuestros hijos de la misma manera”, comentó uno de los trabajadores.

Otro, orgulloso, reveló: “Vengo de familia ferroviaria, entré por mi viejo, él está de señalero”. Mientras que uno, que tiene más de 30 años de antigüedad, aseguró que “ferroviario se nace, no se hace”.

“Somos una familia, la familia ferroviaria”, comenta otra mujer desde el andén. La historia de los trabajadores le da vida a esta gran familia, sus labores, el legado familiar y los avances tecnológicos.

Embed

Comentá y expresate