La paz política para el primer ministro británico, Boris Johnson, parece un sueño algo lejano, ya que, en medio del incesante conflicto internacional, también debe enfrentarse a lo que lo acecha en el flanco interno. Este lunes se somete a una moción de censura después de que su partido, el Partido Conservador inglés haya conseguido el número suficiente de peticiones para iniciar dicho proceso. El principal hecho que lo desencadena es la serie de fiestas, denominada "Partygate", realizadas en Downing Street durante la cuarentena.

Leer también:

Graham Brady, presidente del Comité 1922 del Partido Conservador, lo informó a través de un comunicado: "el umbral del 15% de los parlamentarios del partido que piden una moción de censura contra el líder del Partido Conservador ha sido superado".

"De acuerdo con las normas, se celebrará una votación entre las 18.00 y las 20.00 horas (hora local) de hoy, lunes 6 de junio, con los detalles aún por confirmar", agregó. También señaló que "los votos serán contados inmediatamente después".

Brady también dio a conocer que varios miembros del Partido Conservador (denominados tories) "pidieron específicamente que no se celebrara antes de que terminaran las celebraciones", en referencia al Jubileo de Platino de la Reina Isabel II.

image.png

Las críticas contra Johnson son claras: el "Partygate" y la dura situación inflacionaria que atraviesa el país, al igual que gran parte de Occidente. De hecho, el pasado viernes, el mandatario fue recibido con abucheos en las celebraciones del Jubileo en la Catedral de San Pablo, en la capital inglesa, Londres.

https://twitter.com/BorisJohnson/status/1532346039524548608

El futuro de Johnson en el poder ¿en juego?

Para superar la moción de censura y obtener el voto de confianza, Boris Johnson tendrá que obtener una mayoría simple en la votación, que será secreta, aunque quienes deseen hacer público su voto pueden hacerlo. Si no consigue esa mayoría, en Reino Unido se abrirá una nueva carrera para elegir mandatario, obviamente, sin Johnson en juego.

La cifra que necesita Johnson es, al menos, la mayoría simple de los 359 legisladores que tienen los conservadores para mantenerse en el cargo, pero una victoria con poco margen le daría una estabilidad muy escasa para el futuro cercano, ya que el reglamento interno dice que habrá que esperar 12 meses para volver a votar sobre el tema.

Según el mandatario, no sería "responsable" dimitir de su cargo por el escándalo provocado por las fiestas en la calle Downing Street durante las restricciones de la pandemia de Covid-19. Además, señaló que se mantiene en el cargo por la "gran agenda" política con la que tiene que cumplir y las "grandes presiones económicas" que debe enfrentar.

image.png

Lo cierto es que el futuro político del Reino Unido se define esta noche, con tres escenarios posibles: Boris Johnson afuera; en cargo pero debilitado o con un voto de confianza favorable de su partido para continuar su mandato.

Comentá y expresate