A los lamentos por el imperioso respeto de nuevas condiciones, con extremos cuidados que eran impensados en jornadas veraniegas de épocas pasadas, se suman también los cálculos de lo que ha perdido la ciudad con este fin de semana largo.

En situación de normalidad, sin pandemia de por medio, era una fecha para recibir no menos de 100000 turistas y embolsar en arcas de los distintos servicios decenas de millones de pesos, imprescindibles para una economía local que siempre anda entre necesidades.

Pero el coronavirus hizo lo suyo en el mundo, golpeó las puertas del país, sumergió al país en una cuarentena de más de ocho meses y llega a este feriado de noviembre con playas más que concurridas pero dominadas por los marplatenses.

El domingo expuso la necesidad de aire libre que hay en la gente. La arena y el mar captaron a la mayoría, pero también en paseos y espacios públicos bien distintos, desde la laguna hasta la barrancas, estuvieron repletos de familias y grupos dispuestos a disfrutar de una jornada soleada y con temperaturas máximas por encima de los 29 grados. Casi verano en el cierre de la primavera.

playas 1.jpg

Fue también un fin de semana que marcó un importante ingreso de propietarios no residentes, habilitados ya a acceder al distrito luego de más de 200 días de rutas reservadas solo a esenciales y retenes en el ingreso a Mar del Plata.

Fuentes del municipio y Emtur confirmaron a Ahora Mar del Plata que se recibieron 2300 pedidos de ingresos programados para este viernes y otros 1339 para el día sábado. Otro medio centenar se incorporó par este domingo. Para ingresar sábado hay 1339. Y para el domingo otros 400 y quedaban pendientes otros cientos a partir de este lunes.

playas.jpg

Se notó en las calles, en las playas y también en los comercios, en particular la gastronomía, que sintió este impacto. De los residentes, necesitados de salir y tener actividades luego de meses de encierro. Y de los turistas, que siempre que recalan por aquí aprovechan para disfrutar las mejores propuestas de la ciudad.

El turno del turismo en general está reservado a partir del próximo 1° de diciembre. Ese día la provincia de Buenos Aires habilitará una dinámica amplia para viajar con fines recreativos, ya sin restricciones en las rutas y con todos los servicios habilitados, incluidos los de alojamiento que hoy están cerrados o reservados para situaciones excepcionales.

Comentá y expresate