En los últimos días se ha incrementado considerablemente la tensión militar en la región este de Ucrania y el conflicto parece avanzar a una nueva etapa, aunque los líderes occidentales aseguran querer continuar por vías diplomáticas el asunto.

Violaciones de alto al fuego en la región del este de Ucrania por parte de la milicia rusa y algunos grupos separatistas pro-rusos en algunas zonas, como Donetsk, ya están generando que se inicien las alertas máximas en lo que rápidamente podría convertirse en un frente de batalla.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, señaló que de llegar a la situación en que las milicias estadounidenses y rusas comiencen a abrir fuego unos contra otros, se trataría de una Guerra Mundial. El principal temor es que el conflicto entre Rusia y Ucrania pueda extenderse en el resto de Europa e incluso cruzar el Atlántico.

Los servicios de inteligencia norteamericanos extienden cada vez más las alertas de una invasión rusa a Ucrania, que podría suceder en cualquier momento, ya que aseguran que las tropas de Rusia están preparadas y que la orden de ataque ya habría sido recibida por parte del presidente, Vladimir Putin.

Posible encuentro entre Biden y Putin

Luego de un fin de semana frenético en cuanto a lo diplomático, se logró acordar una eventual cumbre entre Vladimir Putin y Joe Biden, pero es probable que esa reunión nunca suceda. El pasado domingo, la Casa Blanca informó que seguirá adelante solo "si no ha ocurrido una invasión". Además se esperan los resultados de las conversaciones entre el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov.

image.png

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, anunció que si bien “se ha llegado a un entendimiento sustantivo de que es necesario continuar el diálogo a nivel de ministros", "es demasiado pronto para hablar de planes concretos para organizar cumbres”.

Despliegue ruso

Sin embargo, hay una desconfianza extrema en medio de estas conversaciones por parte de los involucrados, lo que hace que el avance diplomático esté en riesgo constante, sobre todo por el gran despliegue de tropas rusas alrededor de las fronteras con Ucrania. No sólo eso, sino que Bielorrusia anunció que los ejercicios militares que estaban realizando con Rusia se extenderían, cuando habían anunciado su finalización para el pasado domingo.

Esto último pone más en vilo a las autoridades occidentales y especialmente de los países miembros de la OTAN, ya que Rusia anunció la retirada de tropas de algunas zonas fronterizas, pero, por el contrario, se vio un acercamiento en otras.

image.png

El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, dijo que Ucrania no está presenciando la retirada de las fuerzas rusas de las posiciones cercanas a la frontera."Estamos observando las unidades rusas, que hoy suman 127.000 personas en el componente terrestre, y con el componente naval y de aviación 147.000 personas", dijo Reznikov este lunes.

Lista negra de las fuerzas rusas

Asimismo, el gobierno de Estados Unidos envió una carta a la jefa de derechos humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, Michelle Bachelet, señalando que hay "información creíble" de que las fuerzas rusas poseen una lista de ciudadanos de Ucrania que deben ser asesinados o enviados a campos de detención luego de producir una invasión y ocupación rusa en el país. La información la difundió el diario norteamericano The New York Times.

Además de avisar que las fuerzas rusas planeaban llevar a cabo violaciones generalizadas de los derechos humanos, la carta señala que los probables objetivos serían principalmente aquellas personas que se oponen a las acciones de Rusia, incluyendo disidentes rusos y bielorrusos residentes en Ucrania, periodistas, activistas contra la corrupción y miembros de las minorías étnicas y religiosas y de la comunidad L.G.B.T.Q.

Mientras tres funcionarios norteamericanos confirmaron la autenticidad de la carta, Peskov desmintió la existencia de tal lista de apuntados y dijo que es "totalmente inventado".

Lo que ocurra esta semana entre Blinken y Lavrov podría ser vital para la continuidad diplomática y las alarmas internacionales ya están encendidas por el empeoramiento de la situación en las fronteras con Ucrania.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate