Alice Bryant fue a buscar a su hija Rosalyn, de apenas 1 año y tres meses de edad a la guardería. La notó un tanto extraña y un rato después cuando -ya en su casa- le cambió la ropa, se dio cuenta de lo que había ocurrido. La pequeña tenía toda la espalda marcada, intensamente por, según la madre, más de 25 mordidas. Una increíble escena de maltrato infantil.

"Al principio, yo estaba como incrédula: '¿Son esas marcas realmente mordidas?' Y luego, mi cerebro dejó de pensar y comencé a llorar", dijo Alice al canal Fox."Hay más de 25, es difícil saberlo. 25 sería lo mínimo, más o menos llegamos a ese número cuando hablamos con el oficial de policía", agregó.

beba.jpg

Según publicó Clarín, todo esto sucedió el 26 de febrero de 2019 en la guardería Creative Beginnings Daycare de Tucson, Arizona (Estados Unidos). De inmediato la mujer llamó a la policía, se tomaron imágenes y se radicó la denuncia en el departamento de Servicios de Salud del estado, que es el que le da la habilitación a las guarderías para funcionar. En ese momento comenzó una investigación que hasta ahora tuvo pocas novedades.

bebe.jpg

Es por eso que, furiosa, Alice publicó las imágenes en Facebook, escrachó a las autoridades y pidió respuestas a más de dos meses de ocurrido el incidente.

"Mi hija llevaba apenas 5 días en esa guardería cuando recibió estas lastimaduras. Completé un reporte policial por negligencia y notifiqué al departamento de Servicios de Salud que acreditó a la guardería, pero el caso sigue bajo investigación y después de dos meses no hubo una palabra ni el departamento se contactó conmigo con algún tipo de actualización", explicó la mujer con indignación.

"No lleven a sus hijos a Creative Beginnings Daycare, es parte de una organización internacional y la que está acá en Tucson está acreditada por el estado. Ellos ni siquiera llamaron para avisarme que había sucedido un incidente,tampoco me notificaron por otra vía, ni me dijeron nada cuando la fui a buscar. Todas estas marcas sucedieron en un día".

publicacion.jpg

El Departamento de Policía de Tucson dijo que los oficiales tomaron un informe inicial y que la Unidad de Escena del Delito tomó fotos el 26 de febrero de 2019, el día en que ocurrió el incidente. Según el oficial de TPD Raymond Smith, las mordeduras parecen haber sido causadas por otro niño.

Alice y su esposo, ambos ex infantes de la marina, eligieron la instalación porque estaba acreditada, quedaba cerca del trabajo y cerca de la Universidad de Arizona, donde Alice se desempeña.

Siempre quieres proteger a tus hijos y siento que eso no sucedió", dijo Alice. "Siento que la dejé con alguien que no la cuidaba en absoluto".

El último informe que se realizó en las instalaciones fue en julio de 2018 e indicó 10 advertencias, según el sitio Kold News. Las deficiencias incluían a niños que no habían registrado su ingreso y salida, personal que no estaba al tanto de la cantidad correcta de niños en una habitación y una estación de cambio de pañales que no cumple con las regulaciones.

Sobre el episodio Alice, relató: "¿Sé lo que pasó? No, pero sé que un niño que es mordido muchas veces estaría llorando y muy molesto. El hecho de que nadie intervino en todos esos minutos en los que la niña lloraba me da bronca. Tal vez se quedaron solos, tal vez ellos simplemente ignoraron los gritos, no lo sé. Pero se necesita algo de tiempo para hacer ese tipo de mordidas y mi hija habría estado muy molesta", dijo la mamá.

Comentá y expresate