Elisa Carrió no tiene una buena relación con el ministro de Justicia, Germán Garavano, pero ahora será peor, luego de que el funcionario discrepara con que un expresidente esté detenido o se pida su detención. “No es bueno para el país”, sostuvo.

Pasa que al ministro Garavano lo consultaron sobre el pedido de desafuero y detención de Cristina Fernández de Kirchner, ante lo cual señaló que “nunca es bueno para un país que un expresidente esté detenido o se pida su detención. Por el hecho en sí y porque en principio uno tendería a pensar que no debería haber sospecha de que esta persona se fugue o entorpezca el accionar de la Justicia”.

Las expresiones del ministro de Justicia fueron formuladas a El Destape Radio, y generaron la furia de la diputada de la Coalición Cívica, que salió a sugerir incluso el juicio político del ministro de su gobierno.

“Estos dichos de Garavano son una vergüenza para la República y la división de poderes. Puede estar emparentado también con la impunidad de Menem en la Cámara de Casación. Si esto es así es pasible de juicio político”, expresó la diputada nacional de Cambiemos.

Comentá y expresate