Tradicionalmente el votante de General Pueyrredon se caracterizó por cortar boleta. A pesar de la clara polarización entre el kirchnerismo y el macrismo, en la elección de ayer se repitió el fenómeno de las últimas elecciones: hubo un fuerte corte de boleta.

Todos los candidatos a intendente que fueron con una boleta larga lograron menos votos que su candidato a gobernador o presidente.

La candidata que más sufrió el corte de boleta fue Fernanda Raverta ,del Frente de Todos. La diputada nacional sacó 21 mil votos menos que el binomio Fernández-Fernández. La dupla presidencial cosechó 170 mil votos en General Pueyrredon, el candidato a gobernador Axel Kicillof logró 168 mil votos y Raverta 149 mil.

Guillermo Montenegro, flamante intendente electo, también perdió votos en relación a María Eugenia Vidal, la candidata más votada. La gobernadora obtuvo 186 mil votos y el actual diputado nacional logró 160 mil. También quedó detrás de Macri que obtuvo 178 mil votos.

Santiago Bonifatti, de Consenso Federal, no pudo lograr el arrastre de los votos de Roberto Lavagna. El candidato presidencial obtuvo 27 mil votos y el ex titular del Emvial sólo logró 16 mil. El candidato a gobernador de ese espacio, Eduardo Bucca, perdió votos en relación con Lavagna: 6 mil votos menos.

El Frente de Izquierda obtuvo 10 mil votos tanto para presidente como para gobernador. Pero Alejandro Martínez sólo obtuvo 7 mil para la intendencia. En esta misma linea, el Frente Nos alcanzó los 5 mil votos para Gomez Centurion y 4 mil para su candidata local, Marisa Zizmond.

Comentá y expresate