En Mar del Plata trabajan casi 600 deliveries y mensajeros en negro o con irregularidades, según un relevamiento del Sindicato de Cadetes, Mensajeros y Motoristas (Sicamm). El Concejo Deliberante realizó este lunes una jornada de trabajo para analizar el marco regulatorio que rige la actividad que comprende el traslado de alimentos, mercaderías o realización de trámites.

De la jornada participaron los concejales Mercedes Morro, Daniel Rodríguez, Marina Santoro, Balut Tarifa Arenas y Marcos Gutiérrez, Santiago Bonifatti y Marcelo Fernández. Además estuvieron el secretario general de la CGT Mar del Plata, Miguel Angel Guglielmotti; referentes del SICAMM y trabajadores de traslado de alimentos de aplicaciones como Glovo y PedidosYa.

En principio, Rodríguez dio la bienvenida: “Estamos abriendo la etapa de discutir, analizar y realizar propuestas superadoras, mediante una convocatoria amplia, para generar vínculos de relación laboral que sean dignos y estén incluidos dentro de los parámetros de nuestra Carta Magna”.

Después, Guglielmotti manifestó: “Existe una vieja ordenanza, del 2009, que establece una especie de marco regulatorio. Pero esta convocatoria tiene que ser el inicio de un camino que culmine en una instancia concreta y superadora, donde se contemplen mejores condiciones de trabajo. La situación debe mejorar para estos trabajadores que ponen el cuerpo, su mente, la salud y muchos recursos para generarse un ingreso que no llega a ser digno. En ciertos casos, la no registración laboral supera el 80 por ciento. Eso es muy grave. No estamos en contra de nadie, ni siquiera de las aplicaciones, sino a favor del diálogo y la búsqueda del consenso”.

El referente de Sicamm, Christian Grobas, consignó: “Tenemos la necesidad de contar con requisitos básicos que respalden y protejan a los trabajadores y los alejen de la informalidad y la ausencia. Estamos pidiendo más calidad de vida y respuestas de las aplicaciones y del Estado para garantizar determinados derechos”.

En abril, el Sindicato de Cadetes, Motoristas y Mensajeros (Sicamm) realizó un relevamiento “de 100 horas” en la ciudad y los resultados permitieron advertir que “hay al menos 608 trabajadores del sector de delivery y mensajería que no cuentan con todos los derechos laborales básicos”.

“El trabajo fue realizado frente a la Municipalidad, dialogando con trabajadores autoconvocados, y a través de la información recolectada en las diferentes empresas locales que cuentan con personal motorizado para la realización de entregas. Después de 100 horas de relevamiento sabemos que hay cientos de trabajadores en estado de precariedad, vulnerabilidad y sin derechos laborales, que no solo trabajan con aplicaciones de delivery, sino también en mensajerías clandestinas, que hay muchas en la ciudad”, señaló Grobas.

Comentá y expresate