El documental "Vilas. Serás lo que debas ser o no serás nada" que estrenó Netflix este martes ya es furor en la plataforma y las redes sociales. Desde su desembarco en el streaming, la historia y el reclamo para que Guillermo Vilas sea considerado el primer puesto del ranking ATP de al menos cinco semanas de 1975, es el centro de distintas notas y debates sobre el tema. Además, figura como una de las tendencias.

La idea del filme surgió en 2015, cuando The New York Times se hizo eco de la investigación que el periodista argentino Eduardo Puppo y el matemático rumano Marian Ciulpan llevaron a lo largo de 13 años y con la que reclamaron, con la aprobación del marplatense, este reconocimiento.

La producción que recorre y analiza este reclamo del ex tenista cuenta con material fílmico recuperado de Canal Diez. Se trata de una entrevista que le realizó el periodista Adalberto Vecchiarelli cuando Vilas era un adolescente de 17 años que ya demostraba que era una promesa a nivel internacional.

Cuando aparece un material como el de Guillermo Vilas en el archivo recuperado da mucha felicidad. Ese hallazgo me generó la satisfacción que le genera a un periodista una primicia. Cuando vimos que teníamos ese material avisé a mis superiores para que estuvieran al tanto y ahora es parte del documental”, expresó a Ahora Mar del Plata el editor periodístico de Canal Diez, Claudio “Maceta” Figueroa, quien se encarga de recuperar las cintas que contienen distintas notas y momentos históricos de la ciudad.

Embed

La labor de recuperar estas filmaciones comenzó en 2012. “Empezó a partir de una necesidad de homenajear a quienes me enseñaron a hacer televisión. Con la autorización del canal empecé a recuperar todo el material que había guardado y no era usado, porque la tecnología avanzó y los equipos (para reproducir la cinta) dejaron de existir”, describió.

Por eso se contactó con un amigo que realiza esos trabajos – recupera material para el canal Volver– y comenzaron a recuperar cintas. El proceso implica una limpieza del polvo y la humedad o, si está reseco, se humedece con líquidos especiales para que vuelvan a tener la flexibilidad para ser proyectado. Luego se empalman los rollos y con el equipamiento especial se recupera. Una vez que cuenta con las imágenes, Figueroa las compagina y clasifica a medida que descubre de qué se trata cada filmación, una tarea que a veces requiere una investigación.

“Cuando uno recupera el material, recupera la historia de la ciudad. Lo lindo es cuando el material llega a las personas que forman parte de ese momento y se descubren en las imágenes”, resaltó Figueroa, que comparte estos hallazgos en su canal de Youtube, "Historia de la televisión marplatense".

Comentá y expresate