En una playa repleta del centro de Miramar, un perro se robó toda la atención este sábado cuando ingresó al mar con su dueño, quien lo subió a una tabla de surf, y surfeó olas de magnitud. Mario, lector de Ahora Mar del Plata, registró las virtuosidad del perro surfista.

Según comentó Mario, el perro surfeó varias olas, se divirtió con los niños que estaban cerca de la costa y acaparó la atención de gran parte de los bañistas.

Embed

El animal no es un principiante, "Goro" es un labrador retriever cuyo dueño Manuel Gorostiza, reconocido surfista, le inculcó su pasión por el mar.

"Me lo regaló un amigo hace 3 años cuando justamente abrí la escuela de surf, me acompañaba todos los día. Al principio parecía tenerle miedo al agua. La idea era que de a poco vaya metiéndose solo sin obligarlo, por miedo a que le pase algo que no le gustara. Así fue como a los 3 meses empezó a seguirme cada vez que entraba a surfear o dar una clase de surf. Hoy en día Goro disfruta más de nadar y surfear que de masticar un rico hueso (risas)", explicó Gorostiza al sitio Surfing Latino, la comunidad surfera de Latinoamérica.

El dueño del perro surfista describió que "siempre que iba al agua y las condiciones del mar eran buenas, entrábamos con una tabla. Lo que hacía Goro era buscar la flotabilidad de la tabla y subirse. También salíamos a remar mar adentro con los alumnos. Un día de fines de febrero de 2011 me meto a surfear y el perro comienza a seguirme, así que lo subí a la tabla y lo hice agarrar su primera ola, hecho que no lo gustó y se asustó por lo que durante ese verano no lo volví a intentar. Sí lo hice al verano siguiente, ya que el perro poco a poco fue perdiendo el miedo a las olas y con una tabla especial pudo surfearlas hasta la orilla! Desde ese momento no deja de surfear conmigo, mis amigos, los alumnos o solo".

"Es un apasionado del surf, se desespera por correr una olita", comentó el instructor, profesor de educación física y guardavidas.

Comentá y expresate