Los rumores de un supuesto toque de queda sanitario en toda la Costa Atlántica repercuten en los comerciantes y empresarios gastronómicos de la ciudad.

"Estamos muy preocupados, ayer estuvimos reunidos entre colegas y estamos viendo qué decisiones tomar en caso de que se concrete eso", afirmó el comerciante Hernán Szkrohal.

Por su parte, el empresario Juan Rodríguez dijo que "el sector está muy complicado y que no pueden cumplir con una medida así".

"No estamos dispuesto a perder la temporada. Yo voy a seguir trabajando sin importar lo que digan las autoridades", afirmó Rodríguez.

Szkrohal manifestó que "cortar el servicio a las 22 o a las 24 sería inviable porque ya están adeudados y no pueden afrontar los gastos".

El toque de queda sanitario impondría la prohibición de reunirse y salir del domicilio durante una determinada franja horaria nocturna. En algunos países son las fuerzas de seguridad las encargadas de controlar su cumplimiento efectivo y de aplicar multas en caso de incumplimiento.

"Por estos rumores bajó el trabajo y seguirá bajando si no hay un plan claro contra el coronavirus por parte de las autoridades", finalizaron los comerciantes.

Comentá y expresate