Un efectivo de Gendarmería, que en sus días de franco trabaja como chofer de Uber, mató a balazos a dos ladrones que intentaron robarle el auto junto a dos cómplices. Por el momento, el fiscal que interviene en el caso no ordenó la detención del uniformado porque consideró que se trató de un caso de legítima defensa. El episodio ocurrió en la localidad bonaerense de José C. Paz.

El miércoles por la noche, el cabo Blas Alfredo Bareiro circulaba en su Peugeot 208 con cuatro jóvenes que le habían solicitado un traslado a través de la aplicación de transporte. Cuando llegaron a una esquina, uno de los pasajeros le colocó un arma tipo tumbera en la cabeza y le advirtió que se trataba de un asalto.

Cuando llegaron a una esquina, uno de los pasajeros le colocó un arma tipo tumbera en la cabeza y le advirtió que se trataba de un asalto.

En ese momento, el chofer comenzó a forcejear con el delincuente, logró salir del auto y fue ahí que sacó su pistola reglamentaria marca Beretta calibre 9 milímetros y efectuó tres disparos hacia el interior del vehículo, según publicó Crónica.

Uno de los delincuentes recibió un disparo cuando intentaba salir del auto y cayó muerto en el asfalto, mientras que otro se desplomó a una cuadra del lugar, a la vez que huía a pie junto a sus cómplices, que sí se dieron a la fuga.

Dos cómplices se dieron a la fuga.

Los delincuentes fallecidos fueron identificados como Marcelo Claudio Gómez, de 20 años y Emiliano Valieri, de 23. Ambos poseían antecedentes.

Efectivos de la comisaría segunda de José C. Paz acudieron al lugar y hallaron, junto al cadáver del delincuente que estaba tendido al lado del auto, un caño de escopeta tipo tumbera, precisaron las fuentes.

El caso es investigado por el fiscal Carlos Ezequiel Hermelo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 18 del Departamento Judicial de Malvinas Argentinas, quien caratuló el expediente como "doble homicidio en ocasión de robo" y dispuso las diligencias de rigor para avanzar con la causa.

Comentá y expresate