Los reguladores del mercado de Argentina y Paraguay investigan las actividades de Generación Zoe, una firma que forma parte de una red de empresas que ofrecen educación financiera, coaching ontológico y espiritual que, a través de su billetera digital, promete rendimientos en dólares del orden del 7,5% al 10% mensual o de hasta el 120% anual.

La empresa, que asegura tener presencia en varios países, ya había despertado una advertencia de la Comisión Nacional de Valores de Paraguay. En diciembre, la Comisión Nacional de Valores argentina también advirtió que no está registrada ante el regulador. Las distintas firmas del grupo son blanco en estos días de todo tipo de críticas por parte de usuarios de redes sociales que ponen en duda la veracidad de sus ofertas.

En octubre pasado, según publicó Infobae, en base a una serie de denuncias anónimas, la CNV de la Argentina intimó a Leonardo Cositorto, a Generación Zoe S.A. y a Universidad del Trading S.A. a cesar en forma inmediata “toda invitación u ofrecimiento público de negociación o de cualquier otro acto jurídico con valores negociables dirigido a personas en general o a sectores o grupos determinados y de todo asesoramiento en materia de mercado de capitales y cualquier otra actividad de intermediación en la oferta pública”.

La intimación se basó en que ni las empresas en cuestión ni Cositorto, una de sus caras visibles, están registrados ante el regulador como autorizados a operar en la oferta pública de valores negociables. El registro es obligatorio para ese tipo de actividades.

Más tarde, en diciembre la CNV ejecutó la difusión de la advertencia. “La Comisión Nacional de Valores (CNV) informa a la opinión pública que Generación Zoe S.A. no es una empresa regulada por este organismo y tampoco se encuentra en trámite de registro para operar como un Agente de Liquidación y Compensación (ALyC) o cualquier otro tipo de agente registrado bajo competencia de esta CNV”, dijo a través de un comunicado.

La preocupación del regulador que conduce Adrián Cosentino tiene foco en una oferta de inversión que hace la empresa que no está autorizada por la CNV y que promete rendimientos “asegurados” tan por encima del valor de mercado que levantan sospechas respecto a una posible maniobra fraudulenta.

“Puedes manejar tu propia billetera virtual de manera sencilla, la cual generará un beneficio asegurado desde un 7,5% al 10% mensual y/o un 90% a 120% anual. Con posibilidad de realizar interés compuesto al capital, por ende, multiplicarlo y reducir aún más el tiempo de reintegro de su dinero” se puede leer en una de las webs de la red de Zoe.

Con los rendimientos de bonos del Tesoro de los EEUU en el 1,67% anual y Bitcoin -una de las inversiones más riesgosas del mundo- rindiendo 63% en los últimos 12 meses, resultados garantizados de más del 90% anual son difíciles de justificar.

Según admitieron fuentes gubernamentales en conversación con Infobae, los resultados ofrecidos preocuparon a los reguladores. En particular, un fideicomiso que la empresa ofrece para realizar las inversiones está en la mira. Semejante estructura está muy regulada en el mercado local, y los investigadores no tienen noticias de un registro de ese fideicomiso.

La CNV argentina no puede hacer declaraciones respecto de procesos en marcha. Pero los mecanismos de la entidad hacen que luego de publicar la intimación se dispare automáticamnte una investigación.

El regulador argentino no es el único que tiene a Zoe en la mira. En septiembre pasado la CNV de Paraguay lanzó la circular 017/2021 “ADVERTENCIA PARA EL PÚBLICO EN GENERAL” en la que advertía que la firma tampoco estaba autorizada a hacer oferta pública de valores negociables. Los “paquetes de inversión” que ofrece están en el eje de su investigación.

Una gran red

Generación Zoe y Universidad del Trading son sólo algunas de las sociedades asociadas a la marca. La empresa, que tiene actividades en distintos países, se mueve en rubros de lo más variados, se presenta como una escuela de “liderazgo y coaching” ontológico que se desempeña en las áreas de educación, deportes, servicios, construcción y “espiritualidad”, entre otros.

Tiene hoy un rol en la conducción delClub Deportivo Español y en la creación de un jóven equipo de fútbol basado en Villa María, Córdoba, el Zoe Atletic Club.

También en la creación de una criptomoneda, Zoe Cash, que se puede operar en sólo un exchange (plataforma de criptomonedas) de todo el ecosistema cripto. Además incursionó en locales de comidas rápidas (Zoe Burger), entre otros negocios.

Según sus múltiples páginas Web y varias identidades en redes sociales, además, asegura tener presencia en varios países. Y hasta ofrece negocios inmobiliarios con la venta de lotes en un barrio privado.

Infobae intentó contactar a Cositorti o a voceros de Zoe a través de redes sociales y los números telefónicos de las oficinas que detalla online, pero al momento de esta publicación no había obtenido respuesta.

Las lupas de los reguladores no son las únicas que ahora miran las actividades del grupo. En los últimos días, usuarios de redes sociales empezaron a advertir sobre los rendimientos de casi imposible realización que ofrece la organización en sus páginas. De a decenas, las consultas y burlas de personas que denuncian la actividad de la empresa interfirieron con el funcionamiento de los canales de información del proyecto de criptomonedas de la empresa, entre otros canales que se vieron afectados.

Fuentes allegadas al Banco Central dijeron a este medio que si bien el fenómeno corresponde al área de la CNV, desde la entidad se sigue con preocupación al tema y aunque todavía no ven acciones que les permitan actuar en base a sus competencias de regulación.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate