El director ejecutivo de PAMI en Mar del Plata, Fernando Mogni, adelantó que en los próximos 15 días se completará el esquema de vacunación en las residencias de adultos mayores, discapacidad y salud mental en General Pueyrredon, con la culminación de la aplicación de la segunda dosis.

Los efectos de la vacunación se reflejan en la estadística, que marca que no hay pacientes internados en terapia intensiva provenientes de residencias de larga estadía que tienen convenio con PAMI. Mogni reconoció que "tenemos reportes de casos positivos de establecimientos que tienen convenio con PAMI, pero ninguno requirió internación. Al menos en lo que es la red de PAMI, no tenemos registro de ningún internado en terapia intensiva que sea de una residencia de larga estadía", indicó. "Eso incluye a todas las residencias hasta la fecha, con lo cual también hablamos de muchas personas que tienen una sola dosis", agregó.

"El 60% de las residencias a las que asistimos ya tienen la segunda dosis completa. En los próximos 15 días vamos a estar terminando el tratamiento completo en todas las residencias, salud mental y discapacidad", explicó Mogni, quien reconoció que la vacunación se desarrolló "más rápido de lo que pensábamos". "La logística la pusimos a disposición, pero por suerte contamos con el insumo, la vacuna fue llegando en cantidad y pudimos meter jornadas de trabajo todos los días. Por ahí en los primeros pronósticos podía durar dos meses y medio y lo hicimos en 20 días", indicó.

De esta manera, luego de los distintos brotes que se registraron en 2020 en las residencias de larga estadía, General Pueyrredon atraviesa una situación muy distinta en 2021. "El conflicto principal el año pasado se había dado en residencias de larga estadía. La ecuación es que por cada establecimiento promedio de 60 residentes, teníamos hasta un 20% de requerimiento de camas, de lo cual un 10% era requerimiento de terapia intensiva. Y muchas veces era en simultáneo, por lo cual un sólo establecimiento nos daba cinco requerimientos de cama o diez, dependiendo del lugar, en el mismo día. Eso era un perjuicio sin precedentes para el sistema de salud, porque respondía con diez camas de forma inmediata a un sólo establecimiento que sufría un brote", sostuvo Mogni.

"La cuestión epidemiológica que puso medio en jaque al sistema el año pasado, por los brotes que se daban en establecimientos cerrados, no tiene ningún eco en esta segunda ola. Hoy por hoy los que no representan un problema para el sistema sanitario son justamente los establecimientos cerrados", remarcó.

"SALVO DOS O TRES CASOS, LA ADHESIÓN A LA VACUNA ES TOTAL"

Mogni también se refirió a la predisposición de los residentes para aplicarse la vacuna. En tal sentido, dejó en claro que, ante la evidencia de la eficacia de las vacunas, "la adhesión es total". "Desde el inicio de la campaña hasta ahora, la actitud de los residentes y las autoridades de las residencias se fue modificando. Cuando se conoció la eficacia de las vacunas, la adhesión fue total. Es muy raro que encontremos algún residente o trabajador que no quiera acceder a la vacuna. De los establecimientos cerrados, salvo dos o tres casos que nos hemos encontrado en 200 establecimientos en Mar del Plata, la adhesión es total".

Asimismo, Mogni aclaró que desde PAMI "siempre consultamos con la autoridad médica del establecimiento y siempre nos dice quién está habilitado para vacunarse".

Al momento de describir las sensaciones de los residentes tras recibir la vacuna, Mogni destacó que "lo que hay es alegría, porque se abre la puerta a la recuperación de la nueva normalidad de las personas, que son las más aisladas desde el inicio de la pandemia. Eso representa otro tipo de contacto con los familiares y el acceso a la vía pública".

Comentá y expresate