Lejos de aquel equipo ordenado, firme y decidido que hace apenas ocho días le complicó la noche al Ríver campeón de América, Aldosivi anduvo en penas por el césped del mismo estadio José María Minella y con un muy pobre desempeño le facilitó una cómoda victoria a Gimnasia y Esgrima de La Plata por 3 a 0.

Nunca arrancó en esta temprana tarde de domingo que comenzó mal y terminó peor. Careció de ideas, abundó en dispersión y lo pagó con goles en contra. Fueron tres, pudieron ser más si no fuera por la mala puntería de delanteros y volantes rivales, que tuvieron varias oportunidades muy claras.

Gimnasia comenzó a resolver el partido en la última media hora del primer tiempo. El inicio del partido había sido trabado, difícil y con falta de precisión de ambos bandos. Nada de juego y muy pocas situaciones claras cerca de los arcos.

El local apostaba a los desbordes de Rincón. El delantero buscó desequilibrar por derecha, pero poco prosperó entre errores propios y la labor de los defensores rivales, que lo controlaron. A veces con falta, pero siempre con eficacia.

Pero de a poco el equipo de Maradona empezó a afirmarse. Lo hizo desde el rol de conductor que asumió Paradela, habilidoso que por izquierda marcó diferencias.

El gol llegó a los 23, a partir de una jugada con pelota parada. Centro desde la derecha al medio del área. Falla de Rincón que intentó despejar de volea y la pelota que queda al alcance de Coronel, el central que solo tuvo que rematar ante el arco vacío. Uno a cero.

aldosivi gimnasia.png

Lejos de despabilar a Aldosivi, esa diferencia en contra lo llenó de confusiones. No encontró el camino y Gimnasia lo aprovechó. Matías García tuvo la primera posibilidad, con un remate fuerte desde la derecha que controló Pocrnjic. Y unos minutos después, después de un muy buen cambio de frente de Paradela, Ramírez ingresó como carrilero y definió fuerte y bajo, ante la salida poco feliz del arquero. El 2 a 0 era justo.

No hubo un Aldosivi mejor en el complemento. Frágil, endeble, se vio superado por Gimnasia durante esos últimos 45 minutos. La diferencia se amplió de penal, con una falta discutida que cobró el árbitro y que García resolvió con un remate fuerte, a la derecha de Pocrnjic, que fue hacia el otro palo.

Pudo haber más, con un desborde de Ramírez que quedó cara a cara con el arquero y remató desviado. Y otro de Paradela, que gambeteó a tres defensores y también definió muy alto. Fue mucho este Gimnasia para tan pobre Aldosivi.

Fotos: Juan Mathías

Comentá y expresate