Golden State exhibió su condición de superequipo en el máximo esplendor y alargó su época de dominio en la NBA. Fue su tercer título en los últimos cuatro años. Ganó el cuarto partido (85-108) en una final que barrió con un 4-0 a Cleveland, su rival en esas últimas cuatro finales, una sucesión de duelos en la cumbre que nunca antes se había producido.

LeBron James estuvo muy solo frente a un rival con una espectacular colección de figuras, empezando por Stephen Curry, que volvió a brindar un recital. Sin embargo, Kevin Durant, el héroe del tercer partido con 43 puntos, fue elegido el MVP de la final. Una pequeña sorpresa dadas las excelentes actuaciones de Stephen Curry, que continúa sin ganar el premio en una final. En 2015 se lo adjudicó Andre Iguodala y en 2017, también Durant.

El cuarto partido no tuvo otra historia que el avasallador dominio de los Warriors. Empezaron a todo trapo, con un Curry desatado con cuatro triples en los primeros compases (23-34) y al final siete para un total de 37 puntos, seis rebotes, cuatro asistencias y tres robos de balón.

Los Cavaliers reaccionaron y llegaron a remontar (39-38) coincidiendo con su dominio en el rebote, una buena racha de James y Kevin Love y el mal inicio de Klay Thompson, que sumó tres faltas muy rápido y no anotó en todo el primer tiempo. Pero volvió a anotar un triple Curry y todo el equipo siguió a su estela.

Durant obtuvo un triple doble con 20 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias, además de tres tapones. Andre Iguodala aportó, además de su gran defensa sobre LeBron, 10 puntos, dos robos y dos tapones saliendo desde el banquillo. Hasta Thompson recuperó en las segunda parte sus constantes y acabó con 10 puntos y seis rebotes. Draymond Green añadió nueve puntos y nueve asistencias.

Los Warriors dominaban por 15 puntos (52-67) en el inicio del tercer cuarto, por 21 (65-86) al inicio del último, por 25 puntos (70-95) cuando faltaban nueve minutos. Misión imposible para los Cavaliers.

Fue un varapalo para LeBron James, que se retiró definitivamente al banquillo a falta de cuatro minutos para el final con 77-102 en el marcador. Concluyó con 23 puntos, siete rebotes y ocho asistencias. Su mérito es enorme. Llevó a su equipo a la final, en el primer partido anotó 51 puntos y sus promedios fueron extraordinarios. Pero no le sirvió ante un rival como los Warriors.

Fuente: El País

Comentá y expresate