Una mujer de 31 años se salvó de ser asesinada por su ex pareja gracias al auxilio de su hija de 5 años. El agresor fue a la casa de la víctima, le encerró en una habitación y la asfixió hasta que casi pierde el conocimiento.

El hecho ocurrió este martes a la madrugada en el barrio La Zulema y casi termina en tragedia. Pero la hija apareció a tiempo y logró que su padre soltara a su madre tras mantenerla encerrada durante una hora en la habitación.

En plena madrugada, el joven -de 25 años- fue a la casa de su ex pareja y le robó su teléfono celular. Enseguida empezó a revisarlo y la acusó de mantener relaciones con otros hombres.

Fuera de sí, la tomó del cuello, la encerró en una habitación y la asfixió. Al observar la agresión, la hija comenzó a golpear la puerta y logró que su padre dejara de agredir a su mamá.

La víctima recuperó su teléfono celular y llamó a sus amigas para contarles todo. Una de ellas se comunicó con la comisaría Decimosegunda y denunció el hecho.

El agresor se encerró en una habitación con un encendedor y servilletas de papel, y la amenazó con incendiar la casa y darse a la fuga.

La Policía arribó a la casa y detuvo al acusado, quien fue trasladado a la cárcel de Batán. El fiscal de Flagrancia Guillermo Nicora caratuló el caso como “Privación ilegítima de la libertad, lesiones leves agravadas mediando violencia de género, amenazas y violación de domicilio”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate