La actividad de los viveros se sumó este domingo a la treintena de sectores habilitados para desarrollar sus tareas durante la pandemia de coronavirus en Mar del Plata, siguiendo rigurosos protocolos sanitarios y de seguridad para los empleados del sector y sus clientes.

El paisajista Nicolás Antoniucci, uno de los dueños del vivero homónimo, confirmó a Ahora Mar del Plata que el gobierno provincial autorizó esta mañana la actividad de los viveros en la ciudad. "Ya fue aprobado el protocolo y podremos abrir a partir de mañana; es una alegría y un alivio".

"Este fin de semana estuvimos a punto de abrir en rebeldía porque no tuvimos ninguna ayuda económica del gobierno, no conozco a nadie que la haya cobrado como tampoco te dan créditos del Banco Provincia para pagar aguinaldos. Nosotros tenemos una cuenta flamante pero no pudimos conseguir la ayuda para pagar aguinaldos", expresó el reconocido paisajista.

antoniucci 2.jpg

"Es una gran noticia porque veníamos muy golpeados", manifestó el referente de los viveristas de Mar del Plata y la región, bisnieto del fundador de Vivero Antoniucci.

El protocolo presentado por los viveristas de la ciudad, al que accedió este medio, plantea normas biosanitarias para el desarrollo la actividad y demuestra que en los predios hay más del 50% de superficie al aire libre, lo que facilita el distanciamiento social.

Nicolás Antoniucci dijo que en el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus muchas de las producciones de viveristas, en especial las florales, se deterioraron y algunas incluso "terminaron en la basura". No obstante, la firma tradicional marplatense fortaleció sus donaciones que año tras año contabilizan unas 5 mil plantas que son entregadas a distintas ONGs de la ciudad.

En vísperas con el reencuentro con su público, el titular del vivero ubicado en Av. Juan B. Justo 4646 trazó una comparación de la pandemia con la crisis del 2001: "En el 2001 pensamos que nos fundíamos pero fue uno de nuestros mejores años, y algo de eso vimos el sábado -de la prueba piloto- en la cara de los clientes cuando se abrieron las puertas".

"La brecha se abrió más el último tiempo, el interés por la jardinería se centra en los mayores a 30 años aunque, en parte por el cultivo de cannabis, hay jóvenes de entre 18 y 30 que despertaron mucho interés por el cuidado de las plantas y llegan hasta vivero con muchas preguntas y muy interesados", concluyó.

Comentá y expresate