"Fui a reconocer el cuerpo y sí, era mi mujer. Me dijo que iba a comprar, que iba y venía, confié en eso y no pensé que iba a pasar esto. Estaba embarazada, esperaba para diciembre", dijo esta mañana Alfredo, pareja de la mujer que murió en un hotel alojamiento.

La cámara de seguridad marcaba las 9.45 del sábado cuando registró el ingreso de un Ford Focus al hotel alojamiento “Susurros”, de Florencio Varela. Largos minutos después, esa misma cámara captaba cómo ese mismo coche escapaba del lugar, rompiendo la barrera de la entrada. El conserje corrió a la habitación de la que había salido, donde encontró una escena que no podrá olvidar jamás.

El cuerpo de una embarazada yacía tendido sobre la cama, boca arriba. Las sábanas estaban empapadas en sangre, en lo que habría sido el final inesperado de un juego sexual donde la mujer murió desangrada.

"Ella estaba siempre en casa. Tenía dos hijos de otra pareja, una nena de 8 y un nene de 6. No sé si lo conocía al hombre ese, hace un año y medio que está conmigo y nunca se había ido tantas horas. Para mí se la llevó el tipo ese... Salió a las 2.30 de la mañana, del sábado, y no volvió más. Quiero justicia, por favor, justicia", cerró Alfredo en el canal de noticias Crónica TV.

Las imágenes de las cámaras de seguridad del hotel alojamiento de Humaitá al 2100, entre Alfonsina Storni y Remedios de Escalada, fueron la clave para poder dar con el hombre que escapó de la habitación “10” y donde fue encontrada la víctima, que cursaba el último trimestre de su embarazo.

Según confiaron fuentes del caso a Clarín, esos videos fueron cruciales no sólo porque registraron la patente del Ford Focus que huyó del hotel alojamiento sino porque el dueño del auto, al ver las imágenes en los medios, llamó a la Policía para entregar al conductor y ponerlo a disposición de la Justicia: era su propio hijo.

Se trata de Ariel Norberto García, de 37 años, quien fue detenido en la casa de sus padres en la localidad de Don Bosco el domingo por la noche, pese a que en un principio se había informado que el arresto había sido en la propiedad de su ex mujer.

Este martes, García será indagado por la fiscal del caso, Gisela Olszaniecki, titular de la UFI N°3 descentralizada de Florencio Varela. Lo acusan del delito de “homicidio” aunque en un principio la causa estuvo caratuladas como "averiguación de causales de muerte".

Mientras la Justicia espera el resultado de la autopsia, un hombre reconoció el cuerpo de la embarazada. La víctima fue identificada como Carolina Medina (25) y fue su pareja desde hacía un año quien había denunciado la desaparición en una comisaría de Quilmes.

Por ahora sólo se sabe que la víctima murió desangrada por las heridas que tenía en la zona genital.

En la habitación “10” donde fue encontrado el cadáver se hallaron bolsitas con un polvo blanco que, estiman, sería cocaína. Esa sustancia será peritada, mientras que el detenido fue sometido a un extracción de sangre para estudios toxicológicos y de ADN, indicaron las fuentes.

Lo que no encontraron los investigadores en la habitación “10” fue una botella de cerveza que la pareja había pedido en la conserjería no bien ingresó al hotel.

En este punto, las fuentes revelaron que el informe de la autopsia será clave para saber si en el interior del cuerpo de la mujer había vidrios.

Es que, según la hipótesis del caso, las heridas que provocaron que la embarazada se desangrara se habrían producido durante un "juego sexual" con esa botella de cerveza que no aparece.

Tampoco se encontró aún el Ford Focus en el que huyó el sospechoso del hotel alojamiento. El propio padre del detenido afirmó ante la Policía que "no tiene idea de lo que sucedió con su coche", según concluyeron las fuentes.

Fuente: Clarín

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate